radio online

La crecida del río Besaya ha obligado a cortar algunas vías secundarias en Los Corrales de Buelna, como la carretera a Las Caldas de Besaya, algunos caminos en Barros y el carril-bici que atraviesa el norte del valle.

La Policía Local de Los Corrales y Protección Civil han tenido que comprobar si un vehículo arrastrado por el río en San Mateo tenía algún ocupante. No había nadie, el conductor informó al poco tiempo del accidente, anunciando que puso salir del coche sin problemas.

En Arenas de Iguña el río Besaya amenazaba con inundar la carretera Nacional 611 en la Media Hoz, a la altura de la conocida como curva del Manco, donde la Guardia Civil está haciendo frecuentes paradas para controlar la altura del agua.

De momento el Besaya está anegando las mieses de Arenas de Iguña y uno de sus afluentes, Los Llares, ya está afectando a establos y viviendas arrastrando a su paso troncos y piedras de gran tamaño. Pedredo y Las Fraguas están pagando ya las consecuencias de la crecida del río y los muchos arroyos que con gran fuerza bajan de las laderas.

En el valle de Buelna el Besaya deja claras sus intenciones especialmente en Somahoz, donde el agua está a punto de anegar el aparcamiento junto a las pistas polideportivas. También se han notado los estragos de afluentes como el Tejas, en la recta de la Agüera de San Felices o el Muriago en Barros, donde ya está colapsando toda la mies al otro lado del camino del Tubo. Camino a Las Caldas el Besaya ha obligado ya a cortar el carril bici que une el valle con la costa.

Las aguas que bajan de Orza han inundado completamente las vías del parque de La Haye, donde han tenido que intervenir los bomberos, lo mismo que en garajes y viviendas de Los Corrales de Buelna.

En Santa Cruz de Iguña, en Molledo, las miradas están puestas también en el río Besaya, que ha alcanzado ya su nivel máximo y amenaza a las casas bajas de la localidad.

También Protección Civil está trabajando para evitar los problemas que el agua está causando, a la espera de que la situación mejore para que los daños no sean mayores.

Balance a primera hora de la tarde

El río Besaya amenaza ya con inundar la carretera Nacional 611 en la Media Hoz, a la altura de la conocida como curva del Manco, donde la Guardia Civil está haciendo frecuentes paradas para controlar la altura del agua.

De momento el Besaya está anegando las mieses de Arenas de Iguña y uno de sus afluentes, Los Llares, ya está afectando a establos y viviendas arrastrando a su paso troncos y piedras de gran tamaño. Pedredo y Las Fraguas están pagando ya las consecuencias de la crecida del río y los muchos arroyos que con gran fuerza bajan de las laderas.

En el valle de Buelna el Besaya deja claras sus intenciones especialmente en Somahoz, donde el agua está a punto de anegar el aparcamiento junto a las pistas polideportivas. También se han notado los estragos de afluentes como el Tejas, en la recta de la Agüera de San Felices o el Muriago en Barros, donde ya está colapsando toda la mies al otro lado del camino del Tubo. Camino a Las Caldas el Besaya ha obligado ya a cortar el carril bici que une el valle con la costa.

La Policía Local de Los Corrales y Protección Civil han tenido que comprobar si el vehículo arrastrado por el río en San Mateo tenía algún ocupante. No había nadie, el conductor informó al poco tiempo del accidente.

Las aguas que bajan de Orza han inundado completamente las vías del parque de La Haye, donde han tenido que intervenir los bomberos, lo mismo que en garajes y viviendas de Los Corrales de Buelna.

También Protección Civil está trabajando para evitar los problemas que el agua está causando, a la espera de que la situación mejore para que los daños no sean mayores.

Balance a primera hora

El río Besaya amenaza ya con desbordarse en los valles de Iguña y Anievas, con especial mención en Arenas de Iguña, donde la Confederación Hidrográfica del Cantábrico ha señalado ya alerta máxima. En el valle de Buelna el Besaya deja claras sus intenciones especialmente en Somahoz, donde el agua está a punto de anegar el aparcamiento junto a las pistas polideportivas. También se han notado los estragos de afluentes como el Tejas, en la recta de la Agüera o el Muriago en Barros, donde ya está colapsando toda la mies al otro lado del camino del Tubo.

Las aguas que bajan de Orza han inundado completamente las vías del parque de La Haye, donde han tenido que intervenir los bomberos, lo mismo que para retirar una antena en un edificio anexo a la plaza de Rivero.

Según la Oficina de Comunicación de Emergencias Cantabria 112 la abundante lluvia caída en las últimas horas provocó daños en infraestructuras, fundamentalmente en la cuenca del Besaya, con una vivienda y dos garajes inundados en Los Corrales de Buelna, y un tercer estacionamiento afectado en Torrelavaga.

El río Pas, a su paso por Puente Viesgo, se encuentra en alerta roja por desbordamiento debido a la intensa lluvia caída durante las últimas horas. El mapa de la Confederación Hidrográfica también advierte del Pas a su paso por Carandía.

En Castro Urdiales ya se ha activado el Platercant por riesgo de inundaciones y control de ríos. Anoche, una balsa de agua obligó a cortar al tráfico rodado la carretera a la altura de la gasolinera de Brazomar.

Para el domingo, todo igual

Los fenómenos meteorológicos adversos continúan este domingo en Cantabria con alerta roja por nieve en Liébana, el nivel naranja en el resto del interior de la región, y avisos amarillos por lluvia en la misma zona, y por costeros en el litoral, por lo que se solicita a la población que extreme la precaución en cualquier tipo de actividad.

Liébana estará hasta las 15.00 horas en alerta roja (riesgo extremo) por nevadas, que podrán propiciar acumulaciones superiores a 40 centímetros. Además, continúa activo el nivel de riesgo naranja (riesgo importante) en diversas zonas de Cantabria.

El aviso rojo por nevadas en Liébana dará paso al nivel amarillo de riesgo entre las 15.00 horas y la medianoche. En este intervalo horario se espera una acumulación de nieve de 15 centímetros y una cota que oscilará entre los 500 y los 800 metros.

En la Cantabria del Ebro la cota se situará entre los 500-800 metros, con aviso naranja activo hasta la medianoche, alcanzando espesores de 20 centímetros. Similar situación está prevista para el centro y el Valle de Villaverde, pero con acumulaciones de nieve que podrán alcanzar los siete centímetros.

La lluvia mantendrá en alerta a la población de toda la comarca central en las próximas horas. Por este último fenómeno Aemet ha activado el aviso amarillo por acumulación de precipitaciones de hasta 40 mm en 12 horas, en una franja horaria que se extiende entre las 18 horas y la medianoche.

(Declaraciones de Iván González a Radio Valle de Buelna).

Hace dos meses, el 27 de enero, en pleno temporal de lluvia, los servicios de emergencia desalojaron una decena de viviendas del barrio del Calero, en San Mateo de Buelna, ante el riesgo de que el corrimiento de la ladera sobre la que levantaron sus viviendas sepultara buena parte de la barriada. Dos meses después algunos vecinos siguen alojados en precario en casas de amigos o familiares a la espera de una solución que no acaba de llegar. Lo cierto es que desde el Ayuntamiento les han explicado que será cuestión de días el recibir el informe técnico que pondrá sobre la mesa una posible solución. Ayer mismo la alcaldesa, Josefina González, ratificó que "somos los más interesados en conocer el informe y aplicar la mejor solución para todos, pero hasta ese momento primará garantizar la seguridad de las personas".

Para los vecinos el tiempo transcurrido ya se ha hecho demasiado largo. Esta semana todos ponían su mirada en la primera casa desalojada en la parte alta del barrio. Iván González entraba en su vivienda con las maletas que hizo a finales de enero para irse a su casa en Palencia. Tiene una grave lesión medular y su tetraplejia le obliga a moverse en silla de ruedas, con las exigencias que eso conlleva. Cuando comunicaron a su familia que tenían que abandonar la casa se fueron a la vivienda que tienen en Bahillo, un pueblo enclavado en el interior de Palencia, a 150 kilómetros de Los Corrales. En principio iba a ser provisional, así que no solicitaron ningún tipo de ayuda. Pero el tiempo ha pasado y dos meses yendo y viniendo al médico, a por recetas, a reuniones o coger enseres, ha sido demasiado.

Este martes decidió volver a su casa. Tras dos meses sin apenas lluvia el terreno estaba seco y, poniendo por delante su seguridad y la de su familia, tomó la determinación de regresar al Calero a expensas de que volvieran las lluvias y dejar de nuevo la vivienda.

Con esa intención volvió a hacer la maleta, esta vez para retornar a su hogar. Por deferencia llamó al Ayuntamiento y comunicó su intención, dejando claro que era bajo su responsabilidad. Incluso que firmaría los papeles que fueran precisos para atestiguar que era decisión suya y que eximía al Ayuntamiento de cualquier culpa. Pero no pudo ser. Al poco tiempo de entrar en su casa la Policía Local le explicó que no era posible y que tendría que esperar a que se autorizara oficialmente la reapertura de las viviendas afectadas.

No pudo evitar las lágrimas. No es hombre al que le gusten los enfrentamientos ni el protagonismo, así que acató la orden policial y volvió a hacer el petate. Pero esta vez lo hizo reclamando una solución a su situación, la misma que habían solicitado otros vecinos, algunos realojados en las viviendas de protección de Arenas de Iguña. Fuere donde fuere, necesita una vivienda adaptada cercana a San Mateo, para "intentar recuperar en la medida de lo posible mi vida", una vida que se ha llevado por delante el día a día del resto de su familia.

No es el único que reclama una solución. La generosidad de amigos y familiares a la hora de acoger a los vecinos desalojados sique intacta pero el paso del tiempo pesa en los inquilinos, que entienden que su situación la están pagando además las personas que amablemente les han acogido. Se hace duro, lo reconocen, estar fuera de casa y ocupar la de otras personas sin saber cuándo terminará el calvario particular de una decena de personas. Algunos ya empiezan a sentir la culpabilidad de no poder abandonar esa hospitalidad por no tener dónde ir.

José Manuel Ceballos Gutiérrez fue desalojado y luego se le permitió volver a su vivienda, donde alojó a sus padres, vecinos del Calero también. "Estamos como el primer día o peor, sin soluciones ni expectativas a corto plazo".

También hay otras quejas más concretas. Los vecinos que están alojados en Arenas de Iguña tienen que pagar facturas por duplicado, las de las viviendas de acogida y las suyas propias, y se preguntan hasta cuándo. Es la cuestión más repetida estos días. Hasta cuándo. Porque el calendario se ha vuelto una de las estampas a mirar cada día, marcando en rojo cada número que pasa. Y en esa mirada diaria, el 27 no pasa desapercibido. Dos meses es demasiado, aunque reconocen que no se ven de vuelta a sus casas ni este verano, ni este año. Porque, y siguen con las preguntas: cuándo va a llegar por fin el informe técnico, anunciado ya hace dos semanas; cuánto tiempo tardará, a partir de ese informe, en acordarse la mejor solución posible a largo plazo; y, a partir de ahí, cuándo se podrá ejecutar esa solución y cómo se pagará. Preguntas en precampaña electoral que esperan que tengan respuestas concretas sea cual sea el resultado de los próximos comicios, algo que tampoco se quitan de la cabeza, pensando que la cita electoral retrasará la respuesta a esas preguntas y, más grave, la solución final.

Los vecinos de San Mateo han decidido pedir explicaciones al Ayuntamiento de Los Corrales de Buelna sobre la situación del barrio del Calero tras dos meses del desalojo de una decena de viviendas ante el riesgo de que el corrimiento de tierras en la ladera sobre la que se levantan esas casas afecte a buena parte de la barriada. Esta semana han celebrado una reunión informativa en la que 80 personas escucharon las explicaciones del portavoz de los afectados, Sergio Martínez. La queja principal de los afectados es la falta de información sobre los pasos que se están dando y sobre una posible solución que sigue dependiendo de un informe técnico que no llega. "No hemos recibido aún una respuesta desde el Ayuntamiento y como es lógico la preocupación está ahí". "El tiempo nos ha dado un respiro y cierta tranquilidad pero las lluvias volverán y queremos saber a qué atenernos".

Sobre ese informe ha hablado la alcaldesa, Josefina González. En la mañana del martes ha llamado de nuevo al gabinete de ingeniería que se encarga de ese informe y le han asegurado que la semana que viene lo tendrá sobre su mesa. A partir de ahí se podrán tomar las decisiones oportunas, aseguró. También explicó que la tardanza en recibir ese informe se debe en buena medida a que los daños del temporal de agua de finales de enero han sobrecargado de trabajo a los técnicos y aseguró que los pasos que se han ido dando desde el Ayuntamiento han ido todo lo rápido que ha sido posible. Incidió la alcaldesa en que "hemos recibido en todo momento a los afectados, han tenido las puertas abiertas de esta Alcaldía para cualquier duda o preocupación, una preocupación que compartimos y por eso prima la seguridad de las personas a cualquier otra consideración, lo que no quita para que solicitemos a los técnicos que agilicen el informe sobre la situación de la Peña de San Mateo".

En ese asunto los vecinos también muestran sus dudas. Se está trabajando ya en muchos argayos provocados por el temporal "pero de nuestra situación no se sabe nada, y esto ya es un tema lo suficientemente serio como para que la respuesta sea igual de seria". Por eso los vecinos del Calero han pedido el apoyo del resto del pueblo de San Mateo en lo que será su primera movilización, la presencia en la última sesión plenaria ordinaria de la legislatura en Los Corrales de Buelna. No quieren hacer ruido pero si ser "visibles" y pedir respuestas a los grupos políticos "sobre esta situación más que delicada". Temen la presencia cercana de las campañas electorales y por eso no descartan otro tipo de manifestaciones si la solución que esperan, saber cuándo podrán volver a sus casas, no llega en un plazo breve de tiempo.

Los vecinos del barrio del Calero, en San Mateo de Buelna, esperan volver a sus casas por Navidad. Si no surge ningún inconveniente en la elaboración del proyecto o durante el procedimiento administrativo, la solución al corrimiento de tierras que pende sobre sus viviendas estará ejecutada en poco más de seis meses.

Una treintena de vecinos esperaban ansiosos este viernes las explicaciones del técnico que ha elaborado el informe de situación de una ladera agrietada por el temporal de finales de enero, fuertes lluvias que abrieron grandes hendiduras que alertaron de un corrimiento de tierras que amenazaba al barrio. Dos meses y medio después nueve familias aún siguen fuera de sus casas y otras dos están dentro pero con el miedo en el cuerpo cada vez que llueve. Todos esperaban en el salón de plenos del Ayuntamiento corraliego las explicaciones de la alcaldesa, Josefina González, y el ingeniero Carlos Liaño, de Ingenia Oficina de Ingeniería y Arquitectura.

Liaño explicó que el causante del problema en la Peña de San Mateo se sitúa entre cinco y seis metros bajo tierra, en una capa que no deja pasar el agua, lo que provoca el deslizamiento de la tierra por encima, una cuestión agravada por el temporal de enero pero que tiene como añadido la presencia de un manantial que aporta agua durante todo el año. Así las cosas, la solución que se propone es canalizar una salida a distintos niveles para el agua que se acumula en esa peña y reforzar el terreno para dar una solución a largo plazo que permita que los vecinos puedan volver a sus casas con total tranquilidad.

«Eso es lo que hay que hacer, ahora tenemos que saber cómo hacerlo», dijo la alcaldesa. Explicó que el primer paso será elaborar el proyecto que determine cómo ejecutar la obra. De forma paralela se deberá notificar al propietario o propietarios de las parcelas afectadas, todas privadas, las actuaciones a acometer. Otro de los pasos a dar será pedir permiso a la Confederación Hidrográfica del Cantábrico para que el agua desaguada se canalice hacia el río. Una vez que se tenga el proyecto se licitará, a la espera de que haya empresas interesadas en esa obra. Adjudicado el proyecto, la ejecución se calcula que se extenderá durante un mes o un mes y medio. En total, si todo va bien, entre notificaciones, anuncios, plazos de alegaciones, licitación del proyecto, adjudicación a una empresa y ejecución de la obra, transcurrirán entre seis y ocho meses, con lo que posiblemente antes de las próximas navidades el Calero recuperará a todos sus vecinos.

En cuanto a la valoración de esa obra, en un principio se calcula que podría suponer una inversión mínima de unos 250.000 euros.

La alcaldesa explicó durante la reunión que «he llamado ya a todas las puertas de la administración nacional y regional para afrontar la financiación de ese proyecto, y espero que la respuesta sea positiva». «No hay consejero ni director general que no me haya recibido con los brazos abiertos para encontrar cuanto antes una solución a esa financiación», dijo.

Por último, Josefina González se reunió con todas las familias afectadas por el desalojo para saber en qué situación estaban y si alguna de ellas necesitaba un nuevo realojo o ampliar el alquiler de las viviendas que están ocupando desde la salida forzada de sus viviendas.

Búsqueda de viviendas

Uno de los que necesitará una vivienda es Iván González Palacios, que sufre una grave lesión medular que le obliga a moverse en silla de ruedas. Se le ofrecieron varias opciones y se buscará la vivienda de alquiler que mejor se adapte a sus necesidades, muy posiblemente en el centro de Los Corrales de Buelna. «Eso es lo que quería oír hace días», dijo antes de partir para Palencia, donde lleva viviendo desde que tuvo que abandonar su casa en lo alto del barrio. Con él, los vecinos del Calero fueron abandonando el salón de plenos, más tranquilos tras saber que ya hay solución e incluso un plazo, más o menos concreto, para poder volver a casa. Y para eso, nada mejor que la Navidad.

El director de la planta Metálicas Fergán Buelna, José María Fernández Laguillo, ha dejado claro que que la primera consecuencia de las inundaciones del pasado fin de semana en su factoría será el traslado de la maquinaria de la recta de la Agüera, en San Felices de Buelna, al polígono industrial de Barros, en Los Corrales de Buelna. Tras más de dos día de limpieza, explicó que está dedicando once operarios a esas tareas, algo que se extenderá al menos otros dos días. Y tendrán que pasar dos semanas, dijo, para retomar la actividad. Eso sin contar con que el agua causó destrozos en toda la planta e inutilizó la práctica totalidad de las máquinas, especialmente las de soldar de hilo, “para tirarlas”. En la planta, el agua alcanzó el metro veinte centímetros, afectando también a las camionetas y el elevador, pequeña maquinaria y material en general. Incluso se llevó por delante un muro de hormigón y piedra y la reja metálica de la entrada “como si fuera papel”.

Fernández Laguillo no quiere esperar a que se tome la decisión que libraría a la Agüera de más inundaciones. Ya he visto muchas cosas y no puedo esperar más, concentraré la actividad en las naves que tenemos en el polígono de Barros y dejaré estas instalaciones para alguna circunstancia excepcional”. Mientras, una decena de operarios limpiaban el lodo y fango de las naves y los accesos, junto a las máquinas que aún podían servir, algunas movidas de lugar por la fuerza del agua, que incluso dio la vuelta a un compresor de los que da energía a la planta.

Warning: No images in specified directory. Please check the directoy!

Debug: specified directory - http://www.valledebuelnafm.com/images/0013/130119-inundaciones-metalicas-fergan

El Ayuntamiento de Los Corrales de Buelna ha convocado una reunión para informar a la oposición de los pasos dados tras los últimos temporales que han afectado a la localidad, reconociendo que tendrá que pasar más de medio año para volver a la normalidad. Ha sido en el seno de la Comisión de Obras e Infraestructuras y su responsable, Serviliano González (PP), el encargado de hacer un resumen de daños y de actuaciones. Ha reconocido que “son momentos malos” y que la llegada de temporales intensos y tan seguidos no está permitiendo acometer todas las obras que quisieran, al menos las consideradas urgentes. Aun así, dató entre seis y nueve meses el tiempo en el que el municipio tardará en volver a la normalidad, el tiempo estimado en acometer esas obras necesarias. Serviliano González enumeró la gran cantidad de inconvenientes surgidos durante el primer temporal y, algunos, reavivados con las últimas lluvias, argayos, roturas de tuberías y problemas de toda índole en las laderas del valle. E insistió en que “mientras no mejore el tiempo no se puede hacer prácticamente nada”.

Reconoció que aún hay preocupación con el nivel del alcantarillado, con las aguas que bajan con tanta fuerza de los montes o el alto nivel freático que está anegando las fincas y hace que a poco que llueva ya "se colapse todo”. Serviliano González afirmó que en cuanto vaya mejorando el tiempo se irá trabajando y atajando los problemas detectados para “evitar que vuelva a suceder lo que ocurrió en el primer temporal”. También se espera la llegada de mejor tiempo para retirar el lodo acumulado en varios puntos del municipio. “Es un poco descorazonador, como puede ser tanto temporal seguido y tan malo, sin que nos deje dar la respuesta que queremos para tranquilizar a nuestros vecinos”. Y es que, dijo, aún hay miedo entre las personas que viven cerca de lugares problemáticos como la mies de Arluengo, la Cuesta, Barros o San Mateo, además de urbanizaciones que están pendientes de sus garajes casi a diario con tanta lluvia. Eso si, dijo, “tenemos acotados los puntos negros y, a pesar de las dificultades técnicas y burocráticas en algunos casos, intentaremos dar solución a todos ellos cuanto antes”.

La alcaldesa de Los Corrales de Buelna, Mercedes Toribio Ruiz (PP), ha reconocido que uno de los puntos de mayor preocupación en la actualidad, consecuencia de las inundaciones de hace 10 días en la comarca, es el estado de la carretera autonómica que une el centro de la localidad con Collado de Cieza. Sin duda, dijo, “es la zona que más tocada ha quedado por la presencia de distintos argayos sobre la base de la calzada”. Desde el momento en el que se produjeron se impidió el tráfico pesado por esa vía, ante el riesgo de que se viniera abajo, y se ha regulado el paso de turismos. La alcaldesa explicó que la humedad de la tierra y la escasez de espacio para trabajar han impedido que se hayan acometido ya las obras que se tiene previsto realizar en ese punto. Se reforzará el soporte de la calzada, asegurando el terreno colindante con vigas de hierro para garantizar el firme de la carretera, evitando el riesgo de que continúe rompiéndose el asfalto. Mercedes Toribio señaló que han visitado las obras el presidente, Ignacio Diego, y la consejera de Presidencia, Leticia Díaz, y ha supervisado las actuaciones el consejero de Obras Públicas, Francisco Rodríguez.

En cuanto a las inundaciones, la alcaldesa afirmó que siguen apareciendo desperfectos cada día y cada día llegan reclamaciones al Ayuntamiento. Los servicios técnicos han dejado lo que tenían entre manos, afirmó, porque la solución a los daños era prioritario. En ese sentido, afirmó que este miércoles le hicieron hecho entrega de un primer informe de desperfectos, especialmente producidos en zonas públicas pero con afectación a zonas privadas, que se remitirá a Presidencia por si se pudiera establecer una línea de ayudas específica para atender esos daños. Un informe preliminar, dijo, sobre estimación y determinación de daños, a la espera de una cuantificación económica. Si están llegando ya al Ayuntamiento las primeras facturas de gastos propios para acometer obras como escolleras en distintos puntos.

Tras las intensas lluvias de toda la noche, hoy viernes 8 de febrero, la mañana continúa con precipitaciones continuas.

(Noticia progresiva que ampliaremos durante toda la jornada)

16,00 h La tregua que ha dado la lluvia desde el mediodía ha permitido recuperar cierta normalidad en el valle de Buelna, especialmente en la recta de la Agüera, donde se ha podido circular sin agua en la vía. De todas formas se mantiene la precaución por la fuerza y nivel de todos los ríos y arroyos del valle, a la espera de que baje la intensidad del caudal.

12,00 h El primer teniente de alcalde de San Felices de Buelna, Federico Crespo, acaba de confirmar que personal del Servicio de Carreteras y del Ayuntamiento ha conseguido paliar las inundaciones de la recta de la Agüera, controlando el agua que cae de la Granja, en Penías, donde el río Tejas está prácticamente al borde de desbordarse. De todas formas se mantiene la precaución en el paso de vehículos por esa zona.

Además, informó de que el temporal ha provocado un nuevo desprendimiento de los muros y tejado de la casa de Sovilla que ya sufrió ayer la caída de la fachada norte. Allí se ha desplazado el Cuerpo de Protección Civil de San Felices de Buelna, que también ha actuado en la inundación de una vivienda y bar en Tarriba, además de otras zonas. Otro muro de una vivienda deshabitada en Sovilla también se ha venido abajo, y hay problemas de desbordamientos en varios ríos de San Felices de Buelna, en Rivero, Tarriba y Penías, donde el Tejas está a punto de desbordarse en la zona del puente junto a la Granja. Junto a la estación depuradora de Sovilla personal de Protección Civil y obreros del Ayuntamiento han logrado desatascar una inundación que ya comenzaba a cortar la carretera a Las Caldas de Besaya.

11,00 h. La Agrupación de Voluntarios de Protección Civil de Los Corrales nos comunica problemas e inundaciones en la zona de mies de Ardüengo, San Mateo y Somahoz.

10,45 h. Resumen Las intensas lluvias caídas en el valle de Buelna durante toda la mañana han causado los primeros problemas graves en carreteras y viviendas. De momento, el servicio de Carreteras intenta solventarla inundación de un carril en la recta de la Agüera, por el desbordamiento del río Tejas que ya causó graves inundaciones en las empresas de la zona en el último temporal. En Tarriba, el agua ha entrado en una vivienda donde ha tenido que intervenir el parque de bomberos de Los Corrales de Buelna y Protección Civil de San Felices de Buelna, que también ha estado achicando agua en un bar del mismo pueblo. Hay preocupación en San Felices de Buelna porque además del río Tejas también se ha desbordado el río la Velilla, entre Tarriba y Ribero. En Los Corrales de Buelna el agua se está acumulando peligrosamente en la finca de Santa María, aunque de momento el río Muriago está absorbiendo todo el caudal acumulado en la zona. El polígono de Barros también está acumulando agua en las entradas norte y sur y en el túnel de San Mateo, bajo la Autovía de la Meseta. Y también hay focos de preocupación en los arroyos que bajan por la zona de Nogalejas y la Cuesta, al oeste de Los Corrales de Buelna. La empresa Nissan ha tenido que achicar agua en la entrada de la fábrica y las fábricas de la Agüera se preparan para lo peor si sigue lloviendo en la comarca.

09,45 h. El río Tejas a la altura de la recta de La Agüera corre riesgo de salirse, como ocurrió el día 19 de enero, en este mismo punto.

09,40 h. En Los Corrales, el intenso aguacero acumula gran cantidad de agua en la finca de Santa María, próxima al barrio de Santa Margarita. La rotura en la cubierta del Muriago, realizada por el Ayuntamiento en las inundaciones del pasado día 19 de enero, permite que el agua drene hacia el cauce del río.

09,30 h. Se acumula gran cantidad de agua en la recta de la Agüera, carretera CA 170, sobre todo carril derecho en sentido a Puente Viesgo. Por el camino de La Granja y Baltasajo, baja agua como si se tratara de un río. El mismo aspecto tienen los regatos de la ladera del monte Orza, convertidos en pequeños torrentes.

09,00 h. También en Tarriba, los servicios de emergencias trabajan en desaguar el conocido entorno del bar situado en el centro del barrio. El río La Velilla está a punto de salirse a pesar de los trabajos de canalización realizados hace pocos años.

08,00 h. Los bomberos del Parque de Emergencias del 112 en Los Corrales acuden a una inundación de una casa en Tarriba, en la parte superior del barrio. Actúa también la Agrupación de Voluntarios de Protección Civil de San Felices.

(En el reproductor, Nacho Cavia en conexión con Radio Valle de Buelna a las 09,15 h.)

Warning: No images in specified directory. Please check the directoy!

Debug: specified directory - http://www.valledebuelnafm.com/images/0013/130208-inundaciones

Empresarios, comerciantes y vecinos del valle de Buelna continuaban este lunes limpiando locales y tirando todo lo que el agua ha dejado inservible en un fin de semana de cuantiosas pérdidas, como certificaban unos y otros. En la Agüera, los industriales clamaban por una solución, mientras el alcalde, José Antonio González Linares, en un acto de fe, ponía su confianza en el presidente, Ignacio Diego, para encontrar una solución definitiva al encauzamiento del río Tejas, causante de los destrozos en el polígono de San Felices de Buelna. “Si él se mueve, se pueden hacer las cosas bien y terminar con este problema”, dijo.

El lunes fue el día de evaluación de daños y previsión de males mayores. Así lo explicaban todos los alcaldes. Mercedes Toribio Ruiz, alcaldesa de Los Corrales de Buelna, explicaba que se había comenzado el día con un “trabajo imprescindible”, el de asegurar las zonas que corrían más riesgos “ante el miedo de que mañana venga más agua”. Desde primera hora, pegada al teléfono, había hablado con la Confederación Hidrográfica, pidiendo una solución a la desaparecida escollera de Barros. Y se había reunido con los servicios técnicos y el capataz de Obras para evaluar daños y actuar “en zonas con que afecten a la seguridad de personas y conductores”. También adelantó que, ante la avalancha de vecinos pidiendo soluciones, se estudiaba destinar una persona en exclusiva a la gestión de las solicitudes de los vecinos.

Consorcio de Compensación de Seguros

En ese sentido, un representante del Consorcio de Compensación de Seguros estuvo en el Ayuntamiento informando de las condiciones esenciales para recibir alguna ayuda. La primera, tener una cobertura con algún daño concreto asegurado, adelantando que los daños a terceros no entrarán en esas ayudas. El representante informó al Ayuntamiento de que la solicitud de indemnización por parte del asegurado, tomador o beneficiario, o de sus respectivos representantes legales, deberá presentarse lo antes posible por teléfono, llamando al 902 222 665, de lunes a viernes, de 9:00 a 18:00 horas, o a través de www.consorseguros.es. Esta opción requiere disponer de certificado o DNI electrónicos. No obstante, si no pudiera solicitarse la indemnización por teléfono o a través de la web, cabe hacerlo por escrito dirigido a la Delegación Regional del Consorcio. Especificó que únicamente son indemnizables por el Consorcio aquellos daños que afectan a personas o bienes sobre los que se ha contratado un seguro concreto en cualquier compañía de seguros autorizada y siempre que la póliza esté vigente en el momento de producirse los daños y el asegurado se encuentre al corriente del pago de la prima. Pero la pregunta de los vecinos iba más allá, y querían saber hasta dónde podía llegar el Ayuntamiento. Mercedes Toribio adelantó que habrá una reunión entre gobierno y servicios jurídicos y económicos para evaluar cada caso, con las “limitaciones que da el hacer uso de dinero público”.

En San Felices de Buelna no solo estaba afectada la recta de la Agüera. El alcalde comprobó ayer barrio a barrio los daños, asegurando que, en caso de que siga el temporal “no sé si soportaremos otra como esta seguida”. “No hay nada en su sitio porque el destrozo ha sido muy extendido”, decía en la zona de la Pontona, donde el río se ha llevado la escollera, generando una situación de riesgo para las estabulaciones. Como había hecho Mercedes Toribio, agradeció el esfuerzo de todos, personas, gobierno, empresas y “los esforzados voluntarios de Protección Civil, sin parar desde el sábado”. Y terminó volviendo a la Agüera.

En Los Corrales de Buelna los bomberos del parque de emergencia aún seguían ayer atendiendo llamadas de socorro. Por la mañana, entre otros lugares, estuvieron en la calle Dos de Mayo, achicando agua del cuarto de ascensores, y en la Avenida José María Quijano, haciendo lo mismo en los grandes garajes de una nueva urbanización.

También los vecinos de la urbanización Parque Luzmela, muy afectados por el desbordamiento del río Muriago, intentaban acabar con la limpieza tras las inundaciones en sus garajes. “Se inundó el garaje y los 72 trasteros, con una altura de 70 centímetros”. Elena contaba que los bomberos estuvieron trabajando hasta la noche del domingo al lunes, aunque ayer el problema ya quedó zanjado.

Y el párroco de San Mateo, José Luís Sánchez Crespo, una de las localidades más afectadas, hizo ayer balance de los daños. El desbordamiento del río Rebujas anegó la iglesia, alcanzando el agua el medio metro de altura. Explicó que el exterior ha quedado lleno de lodo, incluido el cementerio, y “se ha estropeado todo el interior, alfombras, calefacción, megafonía, mobiliario, aspiradora, alguna ropa se ha mojado, hay fallos en la instalación eléctrica”. Un ejemplo más de lo sufrido en el valle estos días.

Warning: No images in specified directory. Please check the directoy!

Debug: specified directory - http://www.valledebuelnafm.com/images/0013/130119-inundaciones

Un mes después del desalojo de una veintena de vecinos del barrio del Calero, en San Mateo de Buelna, los vecinos siguen esperando una solución que se hace derogar. Quieren volver a sus casas, pero con la seguridad de que la Peña de San Mateo no se tragará sus viviendas. Y en el Ayuntamiento ya les han advertido que habrá que esperar al menos 15 días, hasta que se presente el informe técnico oficial sobre la evolución de un corrimiento de tierras que provocó el 27 de enero el desalojo de muchas de las viviendas de ese barrio.

La alcaldesa de Los Corrales de Buelna, Josefina González, y el primer teniente de alcalde y concejal de Obras y Urbanismo, Luis Ignacio Argumosa Abascal, se reunieron este viernes primero de marzo con una veintena de afectados para explicarles que sin ese informe poco se puede hacer, pero lo esperan para ya. En cuanto lo tengan en la mano se tomará "le mejor solución para todos", dijo la alcaldesa. Y aunque el gobierno municipal ya maneja varios escenarios y posibles soluciones para estar preparado, no quiso ir más allá. Lo cierto es que la evolución del terreno y las condiciones meteorológicas de los últimos días son tranquilizadoras.

Con la paciencia lógica de quien poco más puede hacer los vecinos también mostraron su preocupación por la seguridad en un barrio que está en buena medida deshabitado. También mostraron su preocupación por las idas y venidas de gente por un camino que está precintado por la Policía Local, cintas que los propios vecinos están "cansados" de reponer. Una Policía Local que irá cada día a las 11,30 y 17,00 horas al barrio para que aquellos vecinos que quieran sacar algo de sus casas lo puedan hacer con presencia policial.

Algunos lo tienen complicado, como Iván, que tuvo que trasladarse a Palencia cuando fue desalojado. El resto están más o menos repartidos por distintos lugares. Tres familias ya en las viviendas cedidas por el Gobierno regional en Arenas de Iguña, a la espera de que lleguen otras dos. Una a la espera de cerrar un alquiler que afrontará también el Ejecutivo cántabro. El resto, con familiares, deseando que la solución llegue cuanto antes y poder regresar a sus hogares. Porque aunque suene a tópico, todos repiten aquello de que "como en casa, en ningún sitio", por muy bien que se les ha acogido allá dónde han ido.

La alcaldesa aseguró entender "ese deseo y la incertidumbre de no saber cuándo llegará una solución", pero insistió en que "la máxima desde el primer momento ha sido la seguridad de las personas y eso no va a cambiar". Josefina González afirmó que "estamos trabajando en posibles respuestas a lo que nos digan los técnicos, pero todo dependerá del informe, básico en los próximos pasos a dar". Terminó declarando que "hemos puesto la solución en manos de especialistas y ellos nos indicarán el camino a tomar en este asunto, por mucho que todos queramos acelerar una solución que cuando llegue debe ser definitiva y con todas las garantías".

San Mateo se ha levantado esta semana en pie de guerra, reclamando, cual Fuenteovejuna, una solución al corrimiento de tierras que mantiene en vilo a varias familias desalojadas del barrio del Calero desde finales de enero y a los propietarios de los terrenos afectados por las grietas abiertas en plena ladera. Tanto es así que buena parte del pueblo ha decidido solidarizarse con ellos y ya hay más de una veintena de viviendas con pancartas que claman por una solución y se reafirman en que «afectados somos todos».

Lo más llamativo es la llamada internacional de socorro que se puede leer desde la tarde de ayer en plena Peña de San Mateo, un S.O.S. que resume el resto de mensajes repartidos en balcones, puertas, paredes y fincas de San Mateo.

Una preocupación que llevó a una representación de afectados a reunirse este martes con el consejero de Obras Públicas y Vivienda, José Luis Gochicoa. Tras la reunión (sin comentarios por parte del consejero), uno de los portavoces de los afectados, José Manuel Ceballos, agradeció el tono amable del encuentro y habló de «prudencia y sorpresa» al comunicarles Gochicoa que «desde el Ayuntamiento no se ha requerido ayuda a la Consejería, y mientras eso no pase ellos no pueden hacer nada», afirmaba Ceballos.

Al consejero le explicaron que su máxima preocupación ahora es determinar la importancia que un manantial de uso comunitario tiene en el origen del corrimiento de tierras, la fuente de Santa Leocadia, «un manantial que en el informe técnico no se refleja pero que creemos es el desencadenante del corrimiento de tierras, ya que las pistas construidas en esa peña han tapado las salidas naturales del agua, afectando a los terrenos». Algo que contrasta con un primer informe técnico que apenas da importancia a esa fuente.

Por su parte, la alcaldesa de Los Corrales de Buelna, Josefina González, fue ayer muy clara al asegurar que «por supuesto que tengo la intención de hallar una solución, la intención y el dinero, pero las trabas burocráticas me impiden hacer lo que me pide el cuerpo, que es encontrar una salida para los vecinos de San Mateo sin saltarme la ley». La alcaldesa insistió en que «desde el primer minuto no se ha parado de trabajar, llamando a la puerta de distintos departamentos del Gobierno regional e incluso de la Delegación del Gobierno de España». A esta última se ha solicitado la declaración de zona catastrófica.

En ese sentido adelantó que ayer mismo se ha remitido una carta a la Dirección General de Administración Local solicitando un informe jurídico en relación con la financiación pública de la obra.

Dentro de los pasos que se están dando desde el Ayuntamiento también se ha pedido otro informe, éste técnico, sobre el agua que circula por las vías de saca de los eucaliptales situados en el entorno de los terrenos afectados, por si han podido interferir en el corrimiento de tierras. Y se han remitido a los redactores del informe técnico sobre la situación de los terrenos todas las dudas planteadas por los vecinos para que se den contestación. «Aún resta por llegar esa documentación, y estamos a la espera de que pueda aportar otra visión al problema principal, nuevos pasos en los que deseamos contar con la colaboración de la Consejería de Obras Públicas y Vivienda», dijo.

Antes, desde el gobierno municipal explicaron que han sido varias las conversaciones telefónicas entre la alcaldesa y el actual consejero de Obras Públicas, José Luis Gochicoa, sobre la situación de la peña de San Mateo. En ellas se pidió colaboración económica y se concedió para otras obras, pero la respuesta fue negativa para San Mateo.

IU registró ayer una instancia en el Ayuntamiento pidiendo al equipo de gobierno que ofrezca «toda la cobertura necesaria» para «evitar a los vecinos de San Mateo más preocupaciones de las que ya tienen tras el desalojo de sus viviendas». La concejala, Elsa Salas, pidió «que se pongan a su disposición los servicios técnicos y jurídicos necesarios para demostrar, como afirman los vecinos, que el origen del problema radica en un manantial de uso comunitario». OlaCantabria también ha denunciado el «abandono» de los vecinos por parte del Ayuntamiento y Vox también habló de «abandono por parte de las autoridades regionales y locales».

Lo más llamativo de la jornada ha sido el accidente sufrido por un el conductor de un vehículo todo terreno Suzuki SJ 413 que fue arrastrado por el río Muriago hasta el interior del velódromo José Antonio Gonález Linares. Según parecen indicar los acontecimientos, a primera hora de la tarde, el vehículo estaba vadeando el paso del río en la parte exterior, al sur del velódromo, y la fuerza del agua logró arrastrarlo volcándolo y metiéndolo al interior de la instalación deportiva por debajo del puente que forma la pista a su paso por encima del río. Aunque, según parece, el conductor había logrado abandonar el coche, más tarde bomberos del Parque de Emergencias de Los Corrales y agentes de la Policía Local de Los Corrales realizaron una arriesgada maniobra para asegurarse de que no quedaban ocupantes en el coche. Resultaba llamativo que pese a estar casi totalmente sumergido el todo terreno tenía las luces encendidas dando la sensación de que podía estar ocupado.

Otras incidencias

Los concejales de Servicios y de Seguridad, Isabel Fernández y Mario Ordorica, estuvieron pendientes de las incidencias. Voluntarios de la agrupación de Protección Civil de Los Corrales asistieron a varias llamadas en garajes de la urbanización La Condesa. El aparcamiento de San Andrés se inundó desde por la mañana. Lobao, varias arquetas vertían agua a unas viviendas. Cieza, también eran las aguas provenientes de arquetas saturadas las que metían agua a una vivienda y una cuadra. En Arenas, la carretera a Pedredo y algunos domicilios tuvieron problemas por la avenida de abundante agua. La carretera de acceso a las Caldas se inundó y cortó el paso de turismos.

 

Fotos de la jornada

Warning: No images in specified directory. Please check the directoy!

Debug: specified directory - http://www.valledebuelnafm.com/images/0016/160228-inundaciones

Los representantes sindicales de UGT en la Policía Local han lamentado las críticas recibidas por el Cuerpo por la falta de agentes durante el último temporal que asoló Los Corrales de Buelna, achacando esa ausencia a la “descoordinación en la Jefatura”. UGT afirma que, por obligación, todo el personal policial estaba a disposición del Ayuntamiento a la espera de una llamada, por si debían intervenir para dar cobertura a la pareja de agentes que estaban de guardia la tarde del sábado 19 de enero.

El sindicato afirma que hubo un record de llamadas de vecinos al teléfono de la Policía Local pero en su gran mayoría no pudieron atenderse por la imposibilidad de los agentes de guardia de atender al mismo tiempo a los perjudicados por el temporal en las muchas vías anegadas del municipio. UGT asegura que debería haberse convocado a más agentes por la tarde y por la noche, horario en el que no hubo patrulla en la calle por falta de efectivos, pero que “esa situación no es achacable a la Policía”. También recuerda el sindicato que el Cuerpo trabaja con escasos medios materiales, haciendo referencia al mal estado de los vehículos policiales.

Pero también hace alusión a las dificultades que se encontraron los agentes en ese día, sin lugares apropiados para colocar las cintas de aviso de peligro o perdiéndolas por el fuerte viento. Al recibir en poco tiempo más de un centenar de llamadas, entre las atendidas, las que daban comunicando o las perdidas, algunos agentes también las recibieron en sus teléfonos privados, según cuenta el sindicato. UGT lamenta que “una vez más parece que los culpables de todo somos los agentes de la Policía Local de Los Corrales de Buelna”.

Tres familias afectadas por el argayo de San Mateo de Buelna han vuelto a respirar y una de ellas ha recuperado ya la normalidad. Ayer José Manuel, Lucía y sus dos hijas pudieron volver ayer a sus viviendas, con alegría y preocupación por lo que pueda pasar en el futuro. Ana María, Iker y Ana volverán en estos días, sin prisa. La otra vivienda es de una familia que no vive habitualmente en ella. Ayer recibieron una noticia que ni siquiera esperaban. Los técnicos municipales y el gabinete de ingeniería contratado por el Ayuntamiento determinaron a primera hora de la mañana que la evolución de la fractura del terreno no afectaba a los números 1, 2 y 3 del barrio del Calero, los suyos. Explicaron que en un nuevo análisis de las marcas colocadas el domingo no se habían detectado cambios significativos y que, en cualquier caso, el movimiento se dirigía más hacia la zona alta del barrio, por lo que las primeras casas quedaban fuera del perímetro de desalojo. Además, durante la mañana estuvo manando agua de esa fractura, una buena noticia empañada por las previsiones del tiempo para los próximos días.

De cualquier forma la Policía Local tomó los nombres y teléfonos de las familias que podrían regresar a sus hogares por si fuera necesario informarles de forma inmediata de nuevos cambios en la situación de la Peña de San Mateo.

José Manuel y Lucía intuían que la noche iba a ser larga si vuelve a llover con intensidad. Pero no querían esperar a regresar a sus casas, una decisión que sus hijas agradecieron especialmente. Como en el anuncia de la pizza, no querían salir de casa y encontrarse en la de los abuelos sin Wi-Fi había sido un mazazo. Regresaron dejando en casa de los padres de José Manuel parte de lo que habían llevado el domingo, cuando fueron desalojados. Por si acaso.

Para el resto de vecinos, la Policía Local está habilitando horarios concretos para que los vecinos afectados puedan entrar en las viviendas acompañadas de agentes policiales para recuperar enseres que vayan necesitando.

La alcaldesa de Los Corrales de Buelna, Josefina González, se reunió ayer con las familias que necesitaban encontrar otra vivienda para hallar una solución individualizada a cada una, "un hogar donde podáis estar bien hasta que se pueda dar una solución definitiva". Con ella estuvieron los concejales de Obras y Urbanismo y Servicios Municipales, Luís Ignacio Argumosa Abascal e Isabel Fernández Quijano respectivamente. Cada familia expuso su situación y el Ayuntamiento puso sobre la mesa una solución: dos de las familias presentes podrían volver a sus casas (los propietarios de la tercera no viven habitualmente allí), otras dos podrían alquilar una vivienda pagada por sus seguros, a una será el Ayuntamiento el que pague el alquiler de un piso apalabrado durante esa reunión y dos han decidido esperar a que se les habilite una de las viviendas ofrecidas por el Gobierno regional en Arenas de Iguña.

La alcaldesa explicó que de esas últimas viviendas ninguna estaba a disposición inmediata de los vecinos de San Mateo. Había que colocar la cocina y, en su caso dar de alta la luz y el gas. Un tiempo mínimo de 15 días que a las familias desalojadas les parecía una eternidad. "Entendemos perfectamente vuestra preocupación, y por eso hemos decidido ir encontrando una solución individual a cada uno que se atenga a vuestras necesidades", dijo la alcaldesa.

En el transcurso de esa reunión los técnicos anunciaron los cambios en la delimitación de la zona de protección del barrio. Tres viviendas quedaban fuera, José Manuel, Lucía y Ana María estaban en la reunión y la alegría, la emoción se notó. Lucía no pudo contener las lágrimas. Al resto les costó. Los padres de José Manuel se alegraron por ellos como si fuera su casa la que estaba libre del desalojo. No era así, pero el Ayuntamiento les encontró otra solución a su gusto. José Manuel estaba contento también y especialmente por sus hijas: "cuando salgan del colegio se van a llevar la alegría del día", decía.

Mientras todos daban cuenta de su situación en la ventanilla abierta en el propio Ayuntamiento, la Policía Local se acercó al Calero para cambiar la cinta que delimitaba la zona de protección. En ese punto recordaron que el precinto valía para todos, vecinos y paseantes, "hay que respetarlo por seguridad", decía el responsable policial, Tomás Gutiérrez.

El martes 24 de enero de 2019 las inundaciones proporcionaron espectáculraes imágenes en la comarca.

Colección de vídeos

 

 

Página 3 de 3