radio online

Los dos ocupantes de un coche accidentado en el túnel de la Estación de Los Corrales de Buelna han salido ilesos tras dar el coche varias vueltas debido, en principio, a una mancha de aceite presente en ese tramo de carretera. El conductor señaló que al descender del centro de salud a la zona industrial el coche se le fue lateralmente y al intentar retomar el control del vehículo volvió a dar un giro más, chocando contra las paredes del túnel.

La Policía Local se desplazó inmediatamente al lugar cortando el tráfico hasta la retirada del vehículo accidentado y la extensión de una capa de arena para paliar la peligrosidad de la mancha de aceite. El túnel permaneció cortado una media hora, sin más consecuencias. El tráfico se pudo desviar por los accesos laterales a las dos bocas de ese paso subterráneo.

Cerca de las 6 de la madrugada de hoy domingo ha tenido lugar un desgraciado accidente de tráfico que le ha costado la vida a Anastasio Abad Fernández, de Lobao, persona muy conocida en la comarca. Al parecer circulaba en su coche, un todo terreno Toyota Land Cruiser, por la antigua carretera nacional en sentido hacia Los Corrales y unos metros después de pasar por encima de la autovía A-67, en el descenso hacia la rotonda próxima al instituto Estelas, el coche se ha ido al carril contrario impactando contra el bordillo de la acera y volcando. Según algunos testigos, podría no llevar puesto el cinturón de seguridad.

El Centro de Gestión de Emergencias 112 del Gobierno de Cantabria ha recibido una llamada alertando del suceso minutos antes de las 06:10 horas. Hasta el lugar del accidente se ha movilizado a bomberos del propio 112, pertenecientes al parque de Los Corrales de Buelna, a sanitarios del 061, que han desplazado dos ambulancia (SVB y SVA), a agentes de la Guardia Civil, y a miembros de la Policía Local.

Los efectivos desplazados han sacado a la víctima del vehículo, del que era el único ocupante, y le han practicado maniobras de reanimación, sin que haya sido posible salvarle la vida.

Numerosos amigos y familiares se congregaron en la zona consternados por el dolor de la pérdida. Descanse en paz.

  • 170805-accidente--001
  • 170805-accidente--002
  • 170805-accidente--003
  • 170805-accidente--004

En la mañana de hoy jueves se ha producido un accidente mortal en las instalaciones de la serrería Peña Lastra de Los Corrales de Buelna. Un joven vecino de la localidad ha fallecido víctima de un atropello. Hasta allí se han trasladado agentes de la Guardia Civil y Policía Local, además de un equipo médico del centro de salud de Los Corrales, que nada ha podido hacer por el joven.

El fallecido es J.F.C, de 40 años y miembro de una extensa familia muy querida en la comarca. Casado y padre de un niño, esperaba junto a su esposa para las próxima semanas su segundo hijo. Consteración entre familiares y amigos al conocer la noticia. Desde el Ayuntamiento se ha lamentado su pérdida. La alcaldesa, Josefina González, "destrozada" tenía mucha relación con él al coincidir en su misma tribu de Guerras Cántabras y María Bustamante, concejala del equipo de gobierno, era familiar del fallecido, también "horrorizada".

Las fuertes lluvias de la pasada noche, la escasa visibilidad y el pavimento resbaladizo han podido ser las causas de un accidente ocurrido en el barrio del Bardalón, junto a la iglesia de San Ramón. Un vehículo volcó en plena carretera sin que hubiera que lamentar heridos. La Policía Local se desplazó hasta el lugar para atender a las personas implicadas y regular el tráfico.

Pasadas las 6 de la mañana de hoy miércoles una vecina de Los Corrales, calle Adolfo Suárez, situada entre La Pontanilla y la antigua discoteca Atom 2000, tuvo que ser asistida por los bomberos del parque de emergencias de Los Corrales al caerse al suelo y no poder levantarse. La mujer llamó a sus familiares y estos avisaron a la Policía Local. Tras personarse en el exterior del domicilio los agentes de servicio, un segundo piso, y comprobar que no era posible el acceso por la puerta principal, reclamaron la presencia de los bomberos que acudieron con un camión escala para acceder a la vivienda por una ventana, procediendo a levantar a la señora y comprobar que se encontraba bien para tranquilidad de todos.

Rescate de un ascensor

Sobre las 4 de la tarde de ayer martes, bomberos del mismo parque de emergencias de Los Corrales, recibieron un aviso para liberar a 4 ocupantes de un ascensor que se había quedado parado en un bloque de viviendas la calle Altamira. Entre los 4 ocupantes había un niño.

Bruno

Pasadas las 11 de la noche de ayer martes, el temporal de viento y lluvia provocó la caída de parte del revoco de un edificio situado en la Avenida de España. Los bomberos balizaron la zona para evitar otros daños.

En el reproductor Nacho Cavia contando la noticia en el informativo de las 18 horas.

La Policía Local de Los Corrales de Buelna encontró a primera hora del lunes dos personas sin vida en su domicilio de la calle Canteros de Buelna de la localidad, en principio sin signos de violencia visibles. Según las primeras pruebas periciales la muerte de esas dos personas, un varón de 59 años, Clemente Barrio, y su madre María Araceli Bárcena, de 94, podría haber tenido lugar en las últimas 72 horas.

Madre e hijo, residentes desde hace más de 50 años en el segundo piso del portal número 1 de esa calle, en pleno centro de Los Corrales, recibían periódicamente comida de un servicio de catering social. El domingo no se pudo hacer la entrega por falta de respuesta en el domicilio y al intentarlo de nuevo el lunes sin éxito la empresa trasladó su preocupación a los Servicios Sociales de Los Corrales de Buelna. Tampoco hubo respuesta, por lo que se dio aviso a la Policía Local que a la postre fue la que encontró los cadáveres.

Según fuentes de la investigación el varón, que podría haber sido el primero en fallecer, estaría en su cama y la madre en un sillón del salón principal, ambos sin ningún signo de violencia. La Policía Judicial de la Guardia Civil realizó a partir de ahí las primeras diligencias, quedando la casa custodiada por agentes de la Policía y Guardia Civil a la espera de las últimas investigaciones en el lugar de los hechos y el levantamiento de los dos cadáveres. También se avisó al hijo y hermano del fallecido, un empresario conocido de Torrelavega que tiempo atrás había compartido responsabilidad en el negocio de hostelería que regentaba con su hermano.

Según los vecinos y las personas que coincidían con el ahora fallecido en los lugares que frecuentaba habitualmente, la última vez que se le vio con vida fue la tarde del pasado viernes. A partir de ahí nada.

Su delicado estado de salud y el de su madre hicieron que algunas de esas personas se preocuparan, como apuntaba uno de sus vecinos, José López, pero nadie sospechó lo que había sucedido, si bien es cierto que le sorprendió el que durante todo el fin de semana no se oyera ningún ruido en el piso de arriba, donde vivían madre e hijo. Hace medio siglo las dos familias estrenaron ese edificio, en la esquina de Canteros de Buelna con Peñas Arriba. José López contaba que los ahora fallecidos llegaron con el padre, "una bellísima persona" y el hermano, "dos chavalines entonces". A partir de ahí han compartido un vida entera, especialmente en los últimos tiempos, cuando el hijo pedía en ocasiones a José que le echara una mano con su madre, a la que cuidaba desde hacía años.

Los conocidos aseguran que aunque le habían recomendado en más de una ocasión trasladarse a una residencia para estar mejor atendidos, él siempre se negó. Quería estar cerca de su madre hasta el final.

La presencia de vehículos de las fuerzas de seguridad en el centro del pueblo llamó la atención. Las personas aminoraban el paso por una calle muy transitada y preguntaban qué era lo que había pasado. Quienes conocían la situación de madre e hijo lamentaban el final. Los demás centraban sus conversaciones en que no recordaban un hecho así en la reciente historia de Los Corrales de Buelna.

 

Dos encapuchados perpetraron en la mañana del martes un nuevo atraco en Los Corrales de Buelna, en esta ocasión contra la responsable del reparto de pan de Panadería Salva. Fue sobre las siete y media de la mañana del martes cerca de su vivienda y aunque se desconoce aún la cuantía exacta del botín lo cierto es que se llevaron todo el cambio de las entregas de pan, con lo que lo robado podría superar los 600 euros.

Según ha informado la Policía Local, a los autores del atraco les estaba esperando un vehículo con el que se dieron a la fuga.

Otros casos

Se suma a los dos atracos sufridos por mujeres en las últimas semanas. Una mujer de mediana edad sufrió un robo al tirón en el centro de Los Corrales de Buelna el pasado miércoles por una persona que también ocultaba su rostro. El autor del robo pudo llevare el bolso de la mujer, que portaba una cantidad cercana a los 600 euros, según ha denunciado ante la Guardia Civil este jueves. Por la mañana había sacado dinero de su entidad financiera, entró a un supermercado de la localidad y se dirigía ya a su caso, cerca de la plaza de la Pontanilla, cuando le abordó un joven que al tirón se llevó el bolso. Personas que había en esa zona persiguieron al autor pero no lograron darle alcance. A las pocas horas el bolso apareció en un contenedor del parque de La Rasilla con toda la documentación, cartilla del banco incluida, pero no el dinero.

Todo apunta a que una o varias personas hicieron un seguimiento de la mujer atracada desde que salió de la entidad financiera hasta que encontraron un momento propicio para llevarse el botín. Las fuerzas del orden piden precaución a las personas que retiren grandes cantidades del banco, aconsejando que vayan acompañadas o en vehículos que eviten robos como el sucedido este miércoles.

Una semana antes la Policía Local ya había alertado de otro tirón en la calle Primero de Mayo, un sistema parecido con recuperación también del bolso.

Cerca del mediodía de hoy viernes 30 de junio, un varón de 81 años vecino de la calle Daoíz y Velarde de Los Corrales, ha sido atropellado en las inmediaciones de la rotonda de acceso a Lombera. El peatón caminaba en dirección al polígono industrial de Barros, en compañía de su perro, cuando un turismo Chevrolet que ascendía hacia la rotonda en sentido Los Corrales, conducido por un joven,  ha derrapado perdiendo el control  y subiéndose a la acera. Tras el impacto el coche quedó girado en sentido contrario. Los servicios sanitarios del 061, en una primera evaluación, no hallaron heridas de gravedad en el atropellado, siendo a continuación trasladado al hospital.

  • atropello-lombera-1
  • atropello-lombera-2
  • atropello-lombera-3

Cuando son las 17,45 horas del miércoles 23 de enero, sigue lloviendo. La pleamar tendrá lugar a las 18,30 h. y su coeficiente alto, del 100%, hace prever que la situación puede empeorar en las próximas horas. La agrupación de voluntarios de Protección Civil de los Corrales ha permanecido todo el día controlando los puntos más importantes.

La carretera de circunvalación conocida como M-30, a la altura de Talleres Landeras se encuentra parcialmente anegada, por lo que es necesario circular con gran precaución.

La carretera N-611, a la altura de la Media Hoz, curva de El Manco, corre riesgo de ser inundada por la crecida del Besaya, al igual que la Nacional 611 entre Baros y el túnel de Las Caldas. También el puente que une Somahoz y San Andrés tiene ya muy cerca el nivel del agua y el cauce ha cubierto el aparcamiento situado entre el río y las vías del tren, en ese mismo punto.

Durnante la mañana han intervenido en unos garajes de la calle Luzmela. La Policía Local ha balizado el carril bici en Las Caldas, totalmente tapado, llegando el agua del Besaya, a esta hora, a media altura de las farolas allí instaladas.

Los bomberos del parque de emergencias de Los Corrales de Buelna achican agua en el IES Estelas de Cantabria y la cantidad de agua caída en las últimas horas ha provocado el hundimiento de una casa deshabitada en Santiago de Cartes sin que se produjeran daños personales.

Problemas en la A-67

Desde media mañana de hoy miércoles, ya era visible un desprendimiento de tierra motivado por un importante curso de agua que descendía desde Orza y barrio de La Cuesta hacia la autovía A-67. El agua atravesaba la calzada para luego circular por las fincas colindantes y llegar a la recta de San Mateo, llenando de barro las inmediaciones del IES Estelas de Cantabria. Tanto es así que los bomberos del Parque 6, de Los Corrales de Buelna, estuvieron por la tarde achicando agua y limpiando la zona. Durante la mañana, personal del servicio de Matenimiento de la autovía estuvo realizando trabajos para impedir que la circulación en esa vía se viera más afectada.

Fotografías facilitadas por la Agrupación de Voluntarios de Protección Civil

  • aparcamiento-san-andres-2
  • aparcamiento-san-andres
  • puente-somahoz-1
  • puente-somahoz-3
  • puente-somahoz
  • rotonda-ies-estelas

 

Bomberos del Servicio de Emergencias 112 del Gobierno de Cantabria han extinguido, esta mañana, un incendio originado en una vivienda situada en el cuarto piso del número 2 de la céntrica calle Hernán Cortes de Los Corrales de Buelna, sin que se produjeran daños personales. Si se han constatado daños por fuego en el salón, mientras que el resto de estancias del domicilio han quedado afectadas por humo.

El suceso ha tenido lugar en la última planta de un edificio que no ha tenido que ser desalojado. Algo que ha llevado a los sindicatos a quejarse por que "las represalias tomadas por la Gerencia del servicio han puesto en peligro el operativo". La mayoría del Comité de Empresa formada por CCOO y UGT afirmaron que "el camión escala del parque corraliego ha estado aparcado enfrente del edificio donde se trataba de extinguir el incendio porque no había personal suficiente".

Sobre las nueve de la mañana personas que pasaban por las inmediaciones dieron aviso del fuego al Centro de Gestión de Emergencias 112 del Ejecutivo, al ver salir humo por una de las ventanas de la vivienda.

Para atender el suceso se movilizaron a bomberos del propio servicio de emergencias autonómico, quienes sofocaron las llamas, a la Policía Local y a sanitarios del 061, aunque no hubo que lamentar daños en personas ya que la vivienda se encontraba vacía.

A partir de ahí, los sindicatos afirmaron que el número insuficiente de bomberos de guardia impidió utilizar el vehículo de rescate en altura, "un camión de 700.000 euros que ha estado aparcado por falta de personal".

Tal y como denunciaron los trabajadores este fin de semana, la Gerencia del 112 ha reducido el número de bomberos de guardia "a la mitad" en "represalia", dijeron, a las críticas de los bomberos a los nuevos procedimientos operativos del servicio. Lo ocurrido en Los Corrales de Buelna, según los sindicatos, "contradice las afirmaciones del gerente del 112, Fidel Cueto, que en respuesta a los bomberos aseguraba que no se habían producido recortes de personal ni reducción de efectivos".

La situación vivida en Los Corrales Corrales se produce, explicaron, porque la dotación mínima de personal para utilizar el camión para rescates en altura es de cuatro bomberos y en el operativo había tres.

"El procedimiento indica que dos bomberos realizan la extinción desde el interior, otro coordina la operación desde fuera y debería haber un cuarto bombero responsable de la escala", señalaron los sindicatos. "Esta mañana los tres bomberos fueron obligados a sacar los dos camiones (el de la autobomba y el de la escala), pero el de rescate en altura ha quedado aparcado porque era imposible utilizarlo con el equipo humano disponible". Añadieron que "hasta hace un mes siempre había cuatro bomberos de guardia en Los Corrales, ahora, como consecuencia de las represalias, es una lotería".

La situación que se ha producido en Los Corrales de Buelna "puede repetirse en Laredo, donde también se ha reducido el equipo disponible por debajo de cuatro personas", situación "variable" porque "no todos los días están dotados los municipios de los mismos equipos humanos".

El 112 niega reducciones del personal y atribuye a demandas salariales “injustificadas” las críticas de UGT y CC.OO

El Gobierno de Cantabria, a través el gerente del Servicio de Emergencias 112, Fidel Cueto, ha señalado que la seguridad en la actuación de los bomberos autonómicos está garantizada y ha negado de nuevo problemas operativos en las intervenciones o cualquier tipo de reducción de personal en la plantilla, tal y como han afirmado hoy los sindicatos UGT y CC.OO.

Cueto ha explicado que esas declaraciones se deben “exclusivamente a desacuerdos en materia retributiva” con la gerencia, demandas que son “injustificadas” por la limitación de la normativa vigente, y ha reprochado a ambos sindicatos que incurran en “críticas continuadas” y “mentiras” que pueden transmitir “una sensación equivocada de inseguridad”.

El gerente del 112 considera que “no todo vale” para conseguir unos aumentos salariales, que siendo “siempre legítimos”, al mismo tiempo, están limitados actualmente por la normativa y deben estar parejos y justificados a cambios organizativos y a una mejora del servicio.

Por eso, ha hecho un llamamiento a la responsabilidad y ha pedido a CC.OO y UGT que retomen las negociaciones para cerrar un acuerdo que puede suponer relevantes mejoras salariales para los bomberos, hasta alcanzar casi los 5.000 euros anuales, y un importante aumento de la plantilla mediante la convocatoria de 30 plazas de cabo en el servicio.

Respecto a las intervenciones en los últimos días, el gerente del Servicio de Emergencias 112 ha negado cualquier tipo de reducción del personal y ha señalado que los operativos que han realizado las mismas han funcionado correctamente y “con las mismas garantías que en otras ocasiones”.

De hecho, el gerente del 112 ha respondido que en la intervención de Los Corrales de Buelna, denunciada por los sindicatos, no fue necesaria la utilización de un camión de rescate en altura debido a que era un fuego “muy localizado” en el salón de una vivienda. Por su parte, el incendio en la chimenea de la casa rural de Vargas, que ambos sindicatos también consideran que “ha puesto en peligro” el operativo, el fuego fue apagado por el propio propietario del negocio y los bomberos autonómicos se limitaron a su llegada a revisar los daños materiales, sin que fuera necesaria la intervención del parque municipal de Torrelavega, que también se movilizó en un primer momento.

Por ello, ha solicitado a los sindicatos UGT y CCOO mayor responsabilidad y que dejen de dañar la buena imagen, el buen hacer y profesionalidad de los bomberos autonómicos.

El Gobierno de Cantabria, ha concluido, continúa abierto a las negociaciones con el fin de alcanzar un acuerdo que mejore las condiciones laborales de los bomberos y del resto del personal del Servicio 112, que se vio afectado de forma importante con los recortes efectuados por el PP en la anterior legislatura.

(Nota de prensa remitida por la oficina de comunicación Periférica de la Guardia Civil).

Descienden en Corrales de Buelna los robos con fuerza, especialmente en viviendas y establecimientos, el pasado año

Los delitos conocidos en el 2.018 experimentan un descenso del 20 %

18 de mayo de 2018. El Delegado del Gobierno, Samuel Ruiz, y la Alcaldesa de Los Corrales de Buelna, Josefa González, presidieron esta mañana la Junta Local de Seguridad del municipio, en la que realizaron un balance delincuencial del pasado año y la actual situación de la seguridad ciudadana.

A la Junta asistió igualmente el Coronel Jefe de la Guardia Civil de Cantabria, Luis del Castillo, junto a otros mandos de este Cuerpo, miembros de la corporación municipal y el Jefe de la Policía Local.

En primer lugar se repasaron los datos delincuenciales del pasado año, afirmando el Delegado del Gobierno que Los Corrales de Buelna finalizó con una tasa de criminalidad de 23 infracciones penales por cada 1.000 habitantes, lo que significa estar 7 y 20 puntos por debajo de la misma tasa a nivel Comunidad Autónoma y  España, respectivamente.

Este resultado es fruto principalmente del control de los delitos contra el patrimonio, que ha permitido un descenso de los robos con fuerza cerca del 7 %, principalmente por la disminución de los cometidos en viviendas y establecimientos.

También se informó que está siendo fundamental para la prevención de los delitos contra el patrimonio, no solo el trabajo que vienen realizando las fuerzas de seguridad del municipio, sino también los apoyos que desde la Guardia Civil se viene realizando con presencia de patrullas de otras localidades o especialistas en investigación, de forma que Los Corrales de Buelna cuente con el mayor potencial de efectivos posibles de este Cuerpo en las calles y en contacto con el ciudadano.

Igualmente se destacó el aumento de los delitos esclarecidos un 5 % y la realización de cerca de 60 detenidos e investigados, lo que también supone un 14 % de mejoría con respecto al año anterior.

En lo que va de año  los delitos se han reducido un 20 % con respecto al mismo periodo del año 2.017, se continúan con la aplicación de los planes operativos puestos en marcha por la Guardia Civil y que por el momento están dando unos óptimos resultados, así como la aplicación de otros como el Plan Director para la mejora de la convivencia y seguridad de los centros educativos y sus entornos y el Plan Mayor Seguridad.
 

Los bomberos del parque de emergencia de Los Corrales de Buelna han sofocado esta madrugada el fuego que ha calcinado, por causas que se desconocen, un vehículo en uno de los aparcamientos de la calle La Cuesta. Hasta allí se han desplazado efectivos de la Guardia Civil, que han precintado la zona, y de la Policía Local. Las investigaciones están en curso aún pero se descarta en principio que tenga relación ese fuego con anteriores coches encontrados en similares circunstancias en el municipio. El fuego afectó a otros dos vehículos y a los muros de casas próximas.

Los conductores que transitaron ayer por la tarde por la Nacional 611 a la altura de San Mateo se llevaron un buen susto, que se vio recompensado más tarde con una actuación brillante del parque de bomberos de Torrelavega, dejando en perfecto estado una carretera que se vio afectada por un derrame de combustible.

Sobre las 18,00 horas de ayer sábado un camión rompió su depósito de combustible al chocar contra un bordillo en las inmediaciones de la gasolinera de San Mateo. El derrame de una gran cantidad de gasóleo terminó afectando a la antigua carretera nacional, haciendo que los bomberos del parque de Emergencias 112 de Los Corrales movilizaran varios efectivos, aportando una cantidad de absorbente sepiolita con la que se actuó en primera instancia. También había acudido la Policía Local de Los Corrales de Buelna para regular el tráfico y adoptar las medidas oportunas para restituir la carretera a su situación anterior al accidente. Una tarea que resultó más complicada de lo esperado. Mientras se acometían las tareas de retirada del combustible la Policía Local reguló el paso por ese tramo solo por un carril, para evitar posibles accidentes por lo resbaladizo del terreno.

A falta de recursos propios, se contactó con el parque de bomberos de Torrelavega, que acudieron para aportar más sepiolita y extenderla con ayuda de voluntarios de Protección Civil. No quedó ahí su aportación. Tras cumplir su cometido la sepiolita la retiraron, extendieron desengrasante que posteriormente también retiraron con agua a presión, recogiendo con una chupona el sobrante, dejando la carretera en perfecto estado. Un labor que fue aplaudida por todos los integrantes del dispositivo que se desplazó a San Mateo.

Al final de la tarde la Policía Local reabrió la carretera con normalidad.

Los Corrales de Buelna ha sufrido hoy jueves el envite del río Besaya como pocas veces se recuerda en un valle acostumbrado a los empujes de ese río. Más que un envite fue todo un órdago que llegó a cortar el acceso al municipio desde el norte, dejando una única carretera de entrada, desde la Autovía de la Meseta por la calle Galicia. Otra de las imágenes del día la ofreció un río que llegó a pasar por encima del puente de Somahoz, una carretera cortada durante toda la jornada que dejó aislado el barrio de San Andrés. Otra de las vías cortadas fue la Avenida Cantabria a la altura del IES Estelas de Cantabria, que tuvo que suspender las clases. Y los accesos por el sur al polígono industrial de Barros también quedaron cortados al tráfico.

A las dos de la madrugada se instalaba en el salón de plenos del Ayuntamiento un puesto de mando avanzado para coordinar los esfuerzos de 150 miembros de Guardia Civil, Protección Civil, bomberos, Policía Local y operarios del Parque de Obras y Servicios municipal. Con ellos estaba la alcaldesa, Josefina González.

Pronto comenzaron a llegar las noticias sobre los cortes de las carreteras de acceso a Los Corrales por Cieza o Las Caldas de Besaya y Barros y se decretó el cierre del puente de Somahoz. En ese momento ya solo se podía llegar al pueblo por la calle Galicia desde la A-67.

Protección Civil tenía a primera hora de la mañana más de 30 bombas achicando agua en garajes de toda la localidad. Mientras, iban llegando más noticias preocupantes. En el barrio del Coiño el agua se llevaba la nueva escollera e inundaba la zona. En Coo un argayo cortaba la carretera, unica para llegar al pueblo. En Las Caldas el agua no dejaba opción a utilizar la carretera. En ese pueblo hubo que rescatar a tres personas que quedaban atrapadas por el río, y en el polígono a un camionero que tuvo que dejar en Barros su vehículo, como tuvieron que hacer otros trabajadores a lo largo de la mañana.

Con lágrimas en los ojos la alcaldesa, en contacto directo con el delegado del Gobierno, Pablo Zuloaga, recomendó a las 12 del mediodía que nadie saliera de casa. Los efectivos estaban desbordados, reconocía, y se daba prioridad a «las urgencias médicas o vitales», como ratificaba el jefe de la Policía Local, Tomás Gutiérrez. La alcaldesa también envió un mensaje de tranquilidad, aunque reconocía que «nunca hemos visto nada igual». Sobre las dos de la tarde se unieron los efectivos del UME a las tareas de prevención y evacuación a la espera de que remitiera el temporal.

«El río Cieza nunca había llegado ni de cerca a esta altura»

El alcalde de Cieza, Agustín Saiz, lleva toda la vida viviendo en el valle, cerca del río que le da nombre y ayer afirmaba que «el río Cieza nunca había llegado ni de cerca a esta altura». Lo decía sobre la una del mediodía, cuando habían logrado retirar un argayo a la altura de la Rueda que había dejado incomunicado el valle por los accesos a Los Corrales y la Nacional 611. Varios desprendimientos afectaban a las carreteras y en muchas viviendas los vecinos achicaban agua como podían ante una subida histórica del río Cieza, que a media mañana pasaba por encima de todos los puentes del valle, como confirmaba un alcalde que tuvo que echar mano de maquinaria propia y ajena.

Santa Olalla, comido por el agua

molledo. Cuando los vecinos de Santa Olalla se fueron a la cama el miércoles sabían que la noche iba a ser larga. Una única oración en cada casa del pueblo: que parara de llover. Pero la Naturaleza es inclemente y el agua no cesó en ningún momento. Sobre las tres de la madrugada Arancha se levantó. No podía dormir. Lo hizo con la esperanza de que el río bajara con menos fuerza, pero fue todo lo contrario. Ya había desbordado el puente de acceso a Santa Olalla. Levantó a su marido, Isamael, y fueron a casa de su madre, para ayudarla a sacar a la abuela, Anita, de 87 años. «He visto muchas crecidas del río, pero nunca llegó el agua tan arriba», decía después, alojada en los cálidos salones del colegio Torres Quevedo de La Serna de Iguña. Estaba tranquila porque los suyos estaban bien, con esa actitud ante lo inevitable que solo da la edad.

La madrugada fue frenética. Cada cual hacía lo que podía llevando lo imprescindible, lo más importante, de los pisos bajos a los de arriba, salvando lo que podían. Antes de las seis de la mañana se decretó la evacuación del pueblo. Desde Presidencia Paula Férnández Viaña, vecina del valle, pudo contactar con la primer teniente de alcalde de Molledo, Verónica Mantacón, y  se habilió el pabellón deportivo del colegio de La Serna para albergar a unos 60 vecinos del pueblo que se esperaba sacar por una carretera de media montaña que allí llaman el paso del Mulo.

Pero los joyetos (gentilicio de Santa Olalla) no querían moverse, abandonar sus casas. El dispositivo se pausó porque se esperaba una mejoría de las condiciones meteorológicas y del río.

Pero no fue así. Arancha era una de las vecinas que se habían concentrado en las casas del centro de Santa Olalla, «30 años viviendo aquí y no había visto nada igual». «Hemos cogido un chandal cada uno, al perro y al gato, y nada más, el resto lo hemos llevado al piso de arriba». El trabajo estaba hecho. Lo ratificaba su marido, Ismael, ocupado echando una mano a quien lo necesitara. Arancha miraba al cielo: «¿que qué siento?, impotencia porque no deja de llover».

Algunos luchaban contra lo invencible, poniendo parches en portillas para evitar un caudal que se abría paso algo más allá para enfado de un pueblo en el que la tensión empezaba a crecer. Sobre las nueve y media tiraron una pared que obstaculizaba el caucel del río, pero ya no había remedio.

Verónica Mantecón cogió a Fernando y Fonsi y les metió en su coche. Estaban preocupados. Fueron los primeros que tuvieron que dejar su casa a la entrada de Santa Olalla y allí se quedaron medicamentos imprescindibles para ellos, además del móvil. Había que dar toda la vuelta al valle pero les metió en su pequeño coche y se fueron. Pasadas de largo las nueve de la mañana estaban de nuevo en Santa Olalla. Los tres con caras de cansados. Como el resto de vecinos al calor del hogar en casa de los Navarro. Una casa que olía a fuego de chimenea y café de puchero. Fuera, los jóvenes iban de aquí para allá, cogiendo maletas donde meter lo imprescindible, por si acaso, porque para disgusto de todos, no cesaba la lluvia y el agua seguía subiendo.

A las nueve y media llegaba la alcaldesa, Teresa Montero, tras una gira por un pueblo en el que el agua hacía estragos, en Cobejo, en la carretera a Silió, en Santa Cruz. Junto a Verónica Mantecón decidieron que había llegado el momento de evacuar el pueblo. El agua llegaba ya al centro de Santa Olalla y la única carretera de escape, el paso del Mulo, corría riesgo de volverse impracticable. Eran las diez menos cuarto de la mañana cuando se tomó la decisón. Entonces algunos preguntaban la hora porque parecía que había pasado todo un día.

La Guardia Civil recomendó salir del pueblo todos juntos para evitar contratiempos mayores, a ser posible en vehículos altos porque a esa hora los turismos ya pasaban mal por el único camino hacia Molledo.

Los efectivos de la Guardia Civil iban casa por casa avisando a los vecinos. En dos de ellas les contestaron que no abandonarían su hogar. Pero no había tiempo que perder. Sobre las 11 del mediodía el dispositivo arrancó, comprobando que la carretera empezaba a presentar muchos problemas por los ríos que bajaban por las laderas, uniéndose en la calzada para tomar más fuerza.

Concha, una de las vecinas más veterana de Santa Olalla, tenía otra forma de verlo todo. «Llover ha llovido así muchas veces y el agua ha subido mucho pero antes nos teníamos que quedar en casa, que no había cosas de estas», decía, en alusión al todo terreno en el que viajaba, abriendo camino al resto de vehículos que poco a poco iban abandonando un pueblo tragado por el agua.

En uno de esos coches iba Pedro Luis con su madre. El día se estaba haciendo largo. Se había levantado a las cuatro de la mañana alertado por su vecino. Tuvo la ayuda de los bomberos para sacar a su madre de casa, cuando el agua ya superaba los 30 centímetros. «Aún no me he hecho a la idea de lo que he visto», reconocía al llegar al colegio Torres Quevedo. Era una de las muchas personas que habían pasado lo peor, el agua entrando en sus casas sin remedio, quedándose con la duda de qué se encontraría a la vuelta y cuándo podría regresar.

También fue una de las personas que contempló como troncos y ramas bloqueaban el paso del agua bajo los puentes, empeorando más si cabe la situación. Teresa Montero ya había incidido en ello desde Santa Olalla: «entiendo el enfado de la gente, como no, pero algunas de las cosas que pasan vienen por la imposibilidad de limpiar adecuadamente los ríos, a pesar de nuestras constantes reclamaciones ante la Confederación Hidrográfica del Cantábrico». Entre tanto hablaba con la dirección de la residencia de Madernia, en Molledo, para saber si había posibilidad de que algunos vecinos que no encontraran alojo pudieran pasar la noche en ese edificio. Algo que confirmó la directora. Había camas libres para los vecinos que lo necesitaran.

Al colegio de La Serna había llegado una veintena de personas desalojadas de Santa Olalla. El resto se iban a quedar en las casas de familiares y amigos. El profesorado y trabajadores del colegio habían dispuesto todo para acoger con calor ambiental y humano a los vecinos que iban llegando. Incluso de algún lugar habían sacado un cajón lleno de zapatillas de toda la vida, para sentirse como en casa. Y no dejaban de llegar llamadas de otros habitantes del valle e incluso empresas y comercios ofreciendo alimentos. La lluvia había podido con lo material, pero no con la solidaridad.

Fotos de la jornada, enviadas por oyentes a Radio Valle de Buelna

  • cieza-1
  • fraguas-2
  • fraguas-4
  • fraguas-9
  • igunia-1
  • muriago-1
  • puente-somahoz
  • santa-margarita

 

El polígono industrial de Barros ha sido protagonista esta madrugada de un espectacular robo de cobre molido, reventando puertas y paredes de tres naves para terminar accediendo a la que albergaba sacas de ese material, en el bloque de edificios más al sur de ese polígono industrial.

Según fuentes de la investigación, sobre las cuatro y cuarto de la mañana un grupo de personas accedió a la primera nave, seguramente forzando una de las grandes puertas laterales. Ya dentro se apropiaron de vestimenta de trabajo que se almacenaba allí y destrozaron un panel de hormigón que la separaba de un depósito de chatarra. En el interior de esta nave, en principio, pusieron en marcha las máquinas que se encontraban en el lugar (una la dejaron arrancada tras la huida) para hacer un gran boquete en la parte trasera de la nave, cargar sacas de cobre molido y llevárselas del lugar.

No se puede determinar la cantidad de cobre robada pero se estima que pudieran ser varias toneladas.

La Guardia Civil y la Policía Local se desplazaron hasta el lugar de los hechos para iniciar el reconocimiento y las investigaciones pertinentes.

(Nota de prensa remitida por la Oficina de Comunicación del Servicio de Emergencias 112).

Se encontraba en una zona de monte de su propiedad haciendo limpieza cuando al hacer un esfuerzo le ha dado un ataque al corazón

Santander – 09.08.2019

En la tarde del viernes 9 de agosto un hombre, de 65 años y residente en Muriedas, ha fallecido por muerte natural al sufrir un infarto cuando hacía un esfuerzo mientras realizaba labores de limpieza en una zona de monte de su propiedad en Coo (Los Corrales de Buelna). Se encontraba con uno de sus hijos en el momento del suceso.

El Centro de Gestión de Emergencias 112 del Gobierno de Cantabria ha recibido aviso del incidente por parte de su hijo minutos después de las 15:30 horas. Para acudir en su ayuda se ha movilizado al equipo helitransportado medicalizado del Gobierno de Cantabria, a los bomberos autonómicos del parque de Los Corrales de Buelna, a personal sanitario del 061, a la Guardia Civil y a la Policía Local de Los Corrales de Buelna.

A la llegada de la aeronave al lugar, el técnico de rescate y el médico han asistido sin éxito a la víctima con maniobras de reanimación. Tras realizar el protocolo pertinente, el médico del helicóptero del Gobierno de Cantabria ha confirmado su fallecimiento por muerte natural. El cuerpo del fallecido ha quedado bajo la custodia de la Guardia Civil a la espera del levantamiento del cadáver.

Página 1 de 3