radio online

Los Corrales proyecta la reparación de las tuberías que anegan la colonia Santa Margarita

26 Ene 2015
1638 veces
Bomberos achicando el agua que entraba en la finca Santa María Bomberos achicando el agua que entraba en la finca Santa María

La Concejalía de Obras e Infraestructuras del Ayuntamiento de Los Corrales de Buelna ha decidido asumir la reparación de las tuberías que están provocando grandes acumulaciones de agua en la finca de Santa María, agua que termina inundando la céntrica colonia de Santa Margarita y la Avenida Primero de Mayo. El mal estado de esa conducción hace que el agua que baja de los montes desborde la arqueta de entrada, caudal que termina entrando en la finca Santa María, anegándola completamente. La ligera pendiente hacia la urbanización próxima lleva el agua a los garajes, con el consiguiente daño al centenar de vecinos de esa colonia.

El concejal del área, Serviliano González, explicó que se había solicitado al Ministerio de Fomento la revisión de esas tuberías, colocadas dentro del proyecto de construcción de la Autovía de la Meseta, pero la falta de respuesta y los daños que están provocando esas inundaciones han llevado al Ayuntamiento a tomar cartas en el asunto de forma definitiva.

El primer paso ha sido ponerse en contacto con los dueños de la finca para pedir el permiso necesario para levantar las tuberías, revisar las actuales y, posiblemente, colocar nuevas conducciones de mayor diámetro. La intención es meter un ratón desatascador que permita limpiar el interior del paso del agua y comprobar dónde están las piedras que dificultan aún más el paso del agua. Y es que parece que en su día no se colocaron rejillas de entrada a esas tuberías y las piedras arrastradas por las riadas de los últimos tiempos han colapsado el paso del agua.

González recordó que son muchas las cuestiones que se han unido para que el agua termine inundando la urbanización. El origen está en la sobras de la Autovía de la Meseta, que obligaron a cambiar las tuberías que recogían las aguas de los manantiales de la zona oeste del valle de Buelna. Fomento instaló esas tuberías que desde el primer momento se demostró que no tenían el diámetro suficiente. A partir de ahí, las riadas sufridas en los últimos años han llevado piedras y distinto material al interior de esa conducción, con lo que en días de lluvia prácticamente todo el agua termina en la finca donde se pensó construir la bolera cubierta de Los Corrales de Buelna. Y esa es otra de las razones que influyen en que el agua termine en las calles y urbanizaciones próximas. Los movimientos de tierra que se hicieron en los prolegómenos de una obra que no llegó a fraguar hicieron que se rebajara el nivel de tierra en el lado de la finca paralelo a la Avenida Primero de Mayo, ayudando a que el agua salga por ese lado.

El año pasado se ejecutó una solución, convirtiendo el tramo de aceras que pasa por ese lugar en un gran aliviadero para llevar el agua al río Muriago. Pero si las lluvias son intensas y no se puede aplicar el sistema de levantar las aceras a tiempo, el agua sigue llegando a los garajes de Santa Margarita. Así que para que no se repita lo que ya ha sucedido a finales del pasado año el Ayuntamiento reformará las tuberías, evitando el origen de esas inundaciones.

Artículos relacionados (por etiqueta)