Inauguración del área de interpretación de la necrópolis de Raicedo Martes, 26 Enero 2021 Inauguración del área de interpretación de la necrópolis de Raicedo

Arenas estrena un centro de interpretación funerario del medievo único en la región

Arenas de Iguña ha sumado este martes a su amplio patrimonio histórico y religioso un área de interpretación del mundo funerario medieval centrada en la necrópolis de San Juan de Raicedo, un cementerio cristiano con más de mil años de vida, datado entre el 799 y el 971 después de Cristo. La zona musealizada, única en la región, se levanta en el mismo lugar en el que se descubrieron más de un centenar de tumbas, un camposanto de una gran extensión, uno de los más importantes en ese sentido del norte de España, según los arqueólogos que dirigieron el proyecto, Javier Marcos y Lino Mantecón. Más extensión y más densidad, enterramientos tan próximos que apenas se podía andar sin tocarlos, con zonas concretas para los más pudientes o para los niños no bautizados, una necrópolis en la que "los muertos hablan de los vivos", decía Marcos, de su organización, de su modo de vida. Sepulturas, todas, en una organización lineal y concéntrica, todas orientadas este-oeste, "hacia la resurrección".

Marcos también destacó lo que considera "el mayor hallazgo" de ese enclave, el muro de delimitación del cementerio, "algo sobre lo que se había escrito mucho pero que nosotros tenemos materialmente en Arenas", dijo. En las excavaciones se encontraron varias tumbas infantiles en los límites del camposanto, con un marcado muro de delimitación del suelo sagrado, el destrum. Una concentración de neonatos que se conocía como el limbo, niños que no llegaron a ser bautizados, algo que en España "se ha encontrado en muy pocos lugares, es muy singular". También se ha encontrado una estela decorada "que será una referencia patrimonial e histórica para Cantabria y sin duda va a dar mucho de qué hablar". Y mucha cerámica.

Otra de las cuestiones que las excavaciones pusieron sobre la mesa fue que el cementerio no se organizaba en torno a la iglesia actual, una joya del románico. La datación dejó claro el por qué, el cementerio era anterior a la iglesia que en la primera mitad del siglo XII la Orden de San Juan de Jerusalén.

Otra de las curiosidades es el nombre del arroyo que delimita por el sur ese asentamiento funerario, el arroyo Religión. La tradición dice que para los oficios litúrgicos los sacerdotes cogían agua de ese cauce. Otro arroyo, ahora canalizado, marca el límite al este, un arroyo que debió desbordarse en alguna ocasión ya que se han hallado vestigios de inundaciones en el cementerio. "Seguramente sufrió una gran avenida en algún momento de la historia".

Centro de Interpretación

El centro de interpretación consta de dos partes. Una muestra los restos arqueológicos que se han podido mantener en su lugar, losas de piedra de distintos tamaños y uno de los muros originales. La otra parte es una reconstrucción con el resto de losas recuperadas en las excavaciones, colocadas en una disposición igual a la identificada en la zona, en hileras y formación concéntrica, respetando la organización histórica del espacio, entorno a una iglesia ya desaparecida. En esta zona se han colocado los paneles informativos, material complementario y mobiliario, para hacer más atractivo ese espacio museístico. Todo ello con la intención de facilitar la labor divulgativa de ese cementerio cristiano y convertirlo en un reclamo para visitar Arenas de Iguña.

Inauguración

La existencia de esa necrópolis es conocida desde 1870, cuando Ángel de los Ríos hizo referencia a ese cementerio. Corría un riesgo inminente por las obras de ampliación de la carretera que comunica Arenas con Anievas, lo que motivó, a finales de 2019, el inicio de un estudio arqueológico patrocinado por la Consejería de Obras Públicas, Ordenación del Territorio y Urbanismo. Hecho el trabajo arqueológico, el Ayuntamiento de Arenas de Iguña y la Dirección General de Patrimonio Cultural y Memoria Histórica del Gobierno regional financiaron las obras de adecuación de la necrópolis de San Juan de Raicedo para abrir en ese mismo lugar un centro de interpretación. Así lo explicaba el alcalde, Pablo Gómez, uno de los precursores del enclave musealizado desde el primer momento. Todo ello con la intención de facilitar la labor divulgativa de ese cementerio cristiano y convertirlo en un reclamo para visitar Arenas de Iguña, decía el alcalde, Pablo Gómez. Acompañó al vicepresidente, Pablo Zuloaga, y a la directora general de Patrimonio Cultural y Memoria Histórica, Zoraida Hijosa, en la inauguración de ese área de interpretación.

El alcalde recordó que para contar con esa zona musealizada el Ayuntamiento de Arenas de Iguña gestionó la aportación del Gobierno regional, que ha sido de 16.976 euros, añadidos a la aportación del programa Leader, 36.612 euros.

En su afán por potenciar las visitas al municipio ya tiene otras ideas en mente, como la recuperación del camino que recorrió Doña Urraca, entre Anievas y Moroso, o recuperar y poner en valor las piedras de una ermita románica descubiertas en el año 2006 también en Raicedo.

Alfonso Ibáñez, uno de los estudiosos de San Juan de Raicedo, apuntalaba la importancia de la necrópolis y del área de interpretación. Ha sido uno de los visitantes asiduos al lugar y ya piensa en un próximo libro que detalle parte del patrimonio del pueblo.

radio online

Archivo de Noticias

Nuestros Visitantes 2

Hoy621
Ayer4975
Esta semana17781
Este mes17781
Todo7066660
Free Joomla! templates by Engine Templates