radio online

Una lucha solidaria contra el cáncer

14 Abr 2014
2529 veces
El Estadio Municipal se quedó pequeño un año más El Estadio Municipal se quedó pequeño un año más

Más de 6.000 personas dieron este sábado un paso al frente, apostando por luchar contra el cáncer desde la base, con una alimentación sana y algo de ejercicio diario. Lo hicieron con el ejemplo por delante, participando en la marcha Luchamos por la Vida, que se ha convertido en todo un movimiento social y el evento solidario más importante de Cantabria.

Mayores, pequeños, hombres y mujeres, conocidos y anónimos, en familia o a su aire, cada cual a su ritmo, recorrieron los cinco kilómetros de circuito urbano que comenzaron y terminaron en el Estadio Municipal de Deportes Luis Andrés Samperio Sañudo, previo paso por la plaza dedicada a la madre de la idea, Almudena Ruíz Pellón, inaugurada este viernes. A las 11,30 horas la mejor atleta cántabra, Ruth Beitia, dio el pistoletazo de salida. A partir de ahí la solidaridad se puso en marcha, abriendo la brecha los organizadores, representantes de la Asociación Luchamos por la Vida, además del presidente de Cantabria, Ignacio Diego, la alcaldesa, Mercedes Toribio, o la campeona de España Paula González Berodia. También asistieron, entre otros muchos políticos, el alcalde de San Felices de Buelna, José Antonio González Linares, además del director general de Deportes, Javier Soler.

Una jornada que además sirvió para recaudar fondos con destino únicamente a la fundación científica de la Asociación Española Contra el Cáncer. Y de una forma u otra, todo giró en torno al legado de la persona que puso en marcha la idea, Almudena Ruiz Pellón, instigadora de un evento que no deja, año tras año, de romper todos los records que se le ponen por delante, en un alarde de poder de convocatoria sin precedentes en Cantabria.

De tal manera que mañana y tarde el Estadio Municipal de Deportes ‘Luis Andrés Samperio’ se llenó de gente de toda condición, edad y sexo, uniformados con los cuatro millares de camisetas en las que rezaba el eslogan de la carrera. El mismo que hace seis años creó la que fue presidenta de la junta local de la AECC, Almudena Ruiz, protagonista de un homenaje póstumo multitudinario que a nadie dejó indiferente.

Al término de la carrera el estadio municipal era un hervidero de gente y de actividades. Entre el reparto de 5.885 bolsas de avituallamiento, con regalos y tarjeta de participante, y otras tantas raciones de comida, hubo quien tuvo tiempo de recibir clases de Ciclo Indoor, abarrotadas, hacer sesiones multitudinarias de danza, bailar al ritmo de la Academia de Yolanda Cano, comprobar si había tocado alguno de los cientos de regalos, poner a sus hijos a la cola de hinchables o, ya a última hora, relajarse para ir poniendo fin a la jornada.

Al final quedó el buen sabor de boca de siempre, el de hacer frente juntos, con una sonrisa, a un sinfín de dramas familiares que a todos, más o menos cerca, tocan. No hacían falta palabras. El sentimiento colectivo de emoción nada contenida lo decía todo. Al final, lo importante es que el mensaje caló, en una lucha en la que estamos todos implicados, en la que no se puede mirar para otro lado. 

Galería fotográfica completa disponible en este enlace.

Artículos relacionados (por etiqueta)