radio online

Artículos por fecha: Viernes, 26 Julio 2019

(En el reproductor palabras del jefe de la Policía Local, Tomás Gutiérrez).

Las pintadas en Los Corrales de Buelna se han extendido al casco urbano, a lugares como la terminal de autobuses, o incluso a vehículos particulares, como ha sucedido esta semana, según explicó la Policía Local.

Los agentes han notado un «crecimiento de la afición de pintar paredes, monumentos o señales, con un grave deterioro del mobiliario urbano». Lo han explicado al adelantar que «dentro de poco daremos los resultados de la investigación que estamos haciendo sobre estas personas que se consideran artistas y que extienden sus pintadas en zonas no adecuadas, suponiendo un quebranto para las arcas municipales y un daño para el patrimonio», dijo el responsable del Cuerpo, Tomás Gutiérrez.

Explicó que «la firma del artista» en algunos de esos grafitis marca una posible identificación «y en eso estamos en Los Corrales de Buelna, para abrir las diligencias oportunas que conlleven la limpieza de cada pintada con su firma».

Además de las pintadas en vehículos particulares, expresó su preocupación por la extensión en zonas como la plaza del Conde Mansilla o  la terminal de autobuses y en señales de tráfico.

Monte Brazo

La falta de ‘urbanidad’ en Los Corrales de Buelna ha llegado también al monte. El refugio del monte Brazo, que gestiona el Club de Montaña Orza, lleva tiempo sufriendo la falta de educación ciudadana cuando menos, decía uno de sus miembros destacados, Ignacio Mantecón. La última ha sido encontrarse esta semana con el entorno lleno de basura de todo tipo, desde potitos y yogures tirados por el suelo a toallitas de limpieza, bolsas de plástico y otro tipo de residuos «que denotan más falta de conciencia de los padres que de los hijos en este caso».

Se han llegado a recoger una decena de grandes bolsas de jardinería de todo tipo de residuos, en alguna ocasión bocadillos o hamburguesas sin tocar en la misma puerta del refugio, botellas de alcohol e incluso varios casquillos de balas.

Publicado en Últimas noticias

(En el reproductor breve grabación extraída del Pleno).

La primera sesión plenaria ordinaria de la legislatura en Los Corrales de Buelna dejó claro que no habrá tregua entre el nuevo gobierno PRC-PP y el PSOE. Discusiones, tensión e incluso gritos en un pleno que evidenció la ruptura entre los antiguos socios en el Consistorio ante el asombro del resto de concejales, especialmente los cuatro del PP, todos nuevos, y el de Vox, que también estrena escaño esta legislatura.

La actual portavoz socialista y anterior alcaldesa en sociedad con los regionalistas, Josefina González, no esperó los 100 días de rigor para someter al alcalde, Luis Ignacio Argumosa Abascal (PRC), a un tercer grado, con tres mociones y una veintena de preguntas sobre distintos asuntos pendientes de la pasada legislatura, en la que el regidor fue responsable de Obras y Urbanismo.

La tirantez entre los ex socios de gobierno se notó a las primeras de cambio. En el inicio de la sesión plenaria se debatía la modificación del Reglamento Orgánico Municipal (ROM) para que Vox e IU tengan grupo propio a pesar de contar cada uno con un único concejal. En ese momento se produjo el primer enfrentamiento entre González y Argumosa. El gobierno propuso una actualización del ROM que aceptaron los concejales de IU, Elsa Salas, y Vox, José Joaquín Bengochea. Especialmente Elsa Salas agradeció la propuesta del gobierno, adaptando ese reglamento a la actual pluralidad de partidos que integran la Corporación, dijo. No dejó pasar la oportunidad para mandar un mensaje a la portavoz del PSOE, al hablar de la «sorpresa» que supuso para ella que Josefina González propusiera que pasara al grupo mixto junto a Vox, «un despropósito de un partido que se considera democrático», apuntó.

Quedaba claro que la anterior alcaldesa no estaba de acuerdo con la reforma del reglamento, abogando por que los dos concejales pasaran al grupo mixto. Explicó el coste de la nueva propuesta con una larga intervención sobre lo que cada concejal había cobrado la pasada legislatura por asistencia a comisiones y plenos. Fue más allá al afirmar estar en contra de la «compra de voluntades» que suponía la nueva regulación del ROM, e incluso se retrotrajo a las negociaciones del inicio de la anterior legislatura, cuando se selló el pacto entre PSOE y PRC y se planteó, según aseguró, un presunto apoyo de Elsa Salas a los regionalistas.

Eso provocó la intervención de la propia concejala de IU y del alcalde, negando ambos lo afirmado por González con rotundidad. En ese momento comenzó la primera gran trifulca de la legislatura, anuncio de un mandato más que agitado.

En el rifirrafe posterior Argumosa le recordó a la portavoz socialista que llevaba más de 10 minutos en su intervención y que ese era el tiempo máximo otorgado por el ROM para los turnos de palabra de los concejales. González le acusó de coartar su libertar de expresión y de aplicar una «dictadura pura y dura», alegando también que el gobierno «no quiere oír lo que tenemos que decir», además de afirmar que era la primera vez que en una sesión plenaria se cortaba la intervención de un concejal. Lo hizo en un tono de voz alto por el que pidió disculpas. Fueron tres minutos de quejas contra la intervención del alcalde.

No fue el único enfrentamiento de la tarde. También la portavoz socialista tuvo airada respuesta por parte de la secretaria municipal cuando la edil del PSOE le pidió información sobre el punto de Dación de Cuentas. La secretaria explicó que nunca hasta ahora se había mandado a los grupos la extensa información sobre ese punto, por lo que le extrañaba la petición de la anterior alcaldesa, «una petición que me afecta a mí personalmente, por lo que a partir de ahora todo será enviado», declaró.

Más calmada la sesión, en el punto de ruegos y preguntas, el alcalde explicó que su intención era hacer más ágiles sesiones plenarias como esa, con varias mociones y una treintena de ruegos y preguntas por parte de la oposición.

Lo cierto es que el PSOE se quedó solo en los puntos incluidos en el orden del día, en los que fue el único en votar en contra de las propuestas del gobierno municipal. No ya solo en la aprobación del ROM, que apoyaron el resto de grupos, sino en la prórroga de la gestión de la guardería municipal o el tendido eléctrico de la bolera cubierta.

Publicado en Últimas noticias

La Maya ya preside la plaza de Santiago Apóstol en el pequeño pueblo de Silió, obligando a propios y extraños a levantar la mirada ante un imponente tronco de roble (en realidad dos, unidos en los últimos días) de más de 30 metros y dos toneladas de peso. Mirada al cielo con agradecimiento, porque tras varios años el día acompañó a los esforzados vecinos que tiraron de riñón para 'pinar' la Maya.

Una tradición mantenida por los jóvenes del pueblo, conjurado para levantar a pulso el largo tronco de roble, soportando el peso de la madera y de una milenaria tradición, como lo hacen con la otra fiesta que protagonizan cada año, La Vijanera. Y con una estela detrás, muy próxima, la de los niños, tirando de las cuerdas, aprendiendo para cuando les toque tirar de brazos.

Todos empujaron para volver a plantar la Maya a la vieja usanza, con esfuerzo pero con mayor agilidad que años anteriores y sin contratiempos, como sucedió el año pasado, cuando se rompió una de las cuerdas del sistema de izado. Por eso la Asociación de Mayeros de Silió decidió ya en abril renovar prácticamente todo el material, sobre todo las cuerdas (400 metros nuevos), trócolas y puntos de amarre y aguante. Mantener la tradición y la vistosidad pero garantizando un buen resultado y la seguridad de todos, dijo el presidente, Sergio Balza.

Los más veteranos dirigieron las operaciones, entre ellos 'el Tín', Vicente Terán, referencia máxima con sus 99 años de cómo mandar tensar las cuerdas, adelantar las horcas que alzaban los troncos, parar y volver a arrancar. Antes se había ocupado, con la ayuda y consejo de otros mayores, de preparar las cuerdas y poleas que ayudaron a los mozos en el esfuerzo de poner en pie la Maya.

Descansando solo para recolocar los aparejos y volver a montarlos un poco más cerca de la base, los jóvenes lograron poner en pie, a golpe de riñón, cuerdas, cuñas y soportes, la Maya. A ratos empujando, a ratos preparando los andamios de madera, a ratos tensando las cuerdas, todo a golpe de brazo, entre muestras de asombro de los cientos de visitantes que acudieron a la cita.

Al final el hombre se impuso y el gran tronco ya ejerce de mástil de la bandera de las tradiciones en la plaza principal del pueblo. En las caras de los esforzados jóvenes cansancio y satisfacción, caras reconocibles para los muchos cántabros que cada primer domingo del año vuelven a Silió, para disfrutar de La Vijanera. Aplausos y cohetes pusieron punto final a una tradición que recuerda la actividad maderera y religiosa de la zona hace siglos.

Publicado en Últimas noticias