radio online

Los vecinos desalojados de San Mateo volverán a casa por Navidad

12 Abr 2019
1299 veces
Reunión entre vecinos, técnicos y alcaldesa Reunión entre vecinos, técnicos y alcaldesa

Los vecinos del barrio del Calero, en San Mateo de Buelna, esperan volver a sus casas por Navidad. Si no surge ningún inconveniente en la elaboración del proyecto o durante el procedimiento administrativo, la solución al corrimiento de tierras que pende sobre sus viviendas estará ejecutada en poco más de seis meses.

Una treintena de vecinos esperaban ansiosos este viernes las explicaciones del técnico que ha elaborado el informe de situación de una ladera agrietada por el temporal de finales de enero, fuertes lluvias que abrieron grandes hendiduras que alertaron de un corrimiento de tierras que amenazaba al barrio. Dos meses y medio después nueve familias aún siguen fuera de sus casas y otras dos están dentro pero con el miedo en el cuerpo cada vez que llueve. Todos esperaban en el salón de plenos del Ayuntamiento corraliego las explicaciones de la alcaldesa, Josefina González, y el ingeniero Carlos Liaño, de Ingenia Oficina de Ingeniería y Arquitectura.

Liaño explicó que el causante del problema en la Peña de San Mateo se sitúa entre cinco y seis metros bajo tierra, en una capa que no deja pasar el agua, lo que provoca el deslizamiento de la tierra por encima, una cuestión agravada por el temporal de enero pero que tiene como añadido la presencia de un manantial que aporta agua durante todo el año. Así las cosas, la solución que se propone es canalizar una salida a distintos niveles para el agua que se acumula en esa peña y reforzar el terreno para dar una solución a largo plazo que permita que los vecinos puedan volver a sus casas con total tranquilidad.

«Eso es lo que hay que hacer, ahora tenemos que saber cómo hacerlo», dijo la alcaldesa. Explicó que el primer paso será elaborar el proyecto que determine cómo ejecutar la obra. De forma paralela se deberá notificar al propietario o propietarios de las parcelas afectadas, todas privadas, las actuaciones a acometer. Otro de los pasos a dar será pedir permiso a la Confederación Hidrográfica del Cantábrico para que el agua desaguada se canalice hacia el río. Una vez que se tenga el proyecto se licitará, a la espera de que haya empresas interesadas en esa obra. Adjudicado el proyecto, la ejecución se calcula que se extenderá durante un mes o un mes y medio. En total, si todo va bien, entre notificaciones, anuncios, plazos de alegaciones, licitación del proyecto, adjudicación a una empresa y ejecución de la obra, transcurrirán entre seis y ocho meses, con lo que posiblemente antes de las próximas navidades el Calero recuperará a todos sus vecinos.

En cuanto a la valoración de esa obra, en un principio se calcula que podría suponer una inversión mínima de unos 250.000 euros.

La alcaldesa explicó durante la reunión que «he llamado ya a todas las puertas de la administración nacional y regional para afrontar la financiación de ese proyecto, y espero que la respuesta sea positiva». «No hay consejero ni director general que no me haya recibido con los brazos abiertos para encontrar cuanto antes una solución a esa financiación», dijo.

Por último, Josefina González se reunió con todas las familias afectadas por el desalojo para saber en qué situación estaban y si alguna de ellas necesitaba un nuevo realojo o ampliar el alquiler de las viviendas que están ocupando desde la salida forzada de sus viviendas.

Búsqueda de viviendas

Uno de los que necesitará una vivienda es Iván González Palacios, que sufre una grave lesión medular que le obliga a moverse en silla de ruedas. Se le ofrecieron varias opciones y se buscará la vivienda de alquiler que mejor se adapte a sus necesidades, muy posiblemente en el centro de Los Corrales de Buelna. «Eso es lo que quería oír hace días», dijo antes de partir para Palencia, donde lleva viviendo desde que tuvo que abandonar su casa en lo alto del barrio. Con él, los vecinos del Calero fueron abandonando el salón de plenos, más tranquilos tras saber que ya hay solución e incluso un plazo, más o menos concreto, para poder volver a casa. Y para eso, nada mejor que la Navidad.

Artículos relacionados (por etiqueta)