Tomás Santos comprobaba cada poco la turbidez del agua en su casa de Silió Martes, 26 Abril 2016 Tomás Santos comprobaba cada poco la turbidez del agua en su casa de Silió

Un incidente en los manantiales contamina el agua que llega a Silió

El Ayuntamiento de Molledo prevé restablecer mañana miércoles el suministro de agua potable en Silió, un pueblo con más de 700 habitantes, servicio que tuvo que cortarse a primera hora del martes ante la turbidez de un agua que no era apta para el consumo humano, según reconoció la alcaldesa, Teresa Montero, al explicar que operarios municipales trabajaron durante todo el día para poner fin al problema que ha motivado las deficiencias en el servicio. Aunque aún no se conocen las causas concretas, parece deberse a un incidente en el manantial principal, una entrada de materiales externos que habrían contaminado el agua.

Los vecinos de Silió se habían quejado de un agua completamente turbia durante los últimos días, e incluso el médico de la localidad había recomendado no beberla ni usarla para cocinar, como relató Tomás Santos desde su casa en el centro de Silió. «No se puede beber desde hace unos días, pero tampoco se puede utilizar para nada, está dejando marrones los lavabos y es imposible lavar la ropa así», lamentó. Él mismo le había llevado el agua al médico para que comprobara su «sucio» estado.

Limpieza del depósito

Desde el Ayuntamiento se había previsto vaciar, limpiar y volver a llenar el depósito de Santa Marina, que abastece al pueblo, pero pronto se comprobó que el agua ya llegaba turbia a ese tanque. Aun así, como señaló la alcaldesa, se procedió a limpiar el depósito, «algo que no se hacía desde hace demasiado tiempo». Mientras, los operarios municipales trabajaban en identificar la causa de la rotura en la conducción del agua desde los manantiales al depósito, contaminando el agua desde su nacimiento.

Para reponer el suministro de agua a Silió «cuanto antes y en perfectas condiciones» el Ayuntamiento ha previsto la conducción de agua desde Molledo, «largo y complicado, pero una solución posible», como reconoció Teresa Montero, al término de una reunión en el despacho de Alcaldía sobre el percance.

Visto 1820 veces