Silvia Pelayo (a la izquierda) junto a Marga y Angelines en la puerta del supermercado Lunes, 06 Febrero 2023 Silvia Pelayo (a la izquierda) junto a Marga y Angelines en la puerta del supermercado

Se repiten los robos en comercios y viviendas de San Felices

En San Felices de Buelna vecinos y comerciantes están decididos a acabar con los robos que se vienen produciendo con cierta asiduidad, especialmente, en los últimos tres fines de semana. La situación es tal que reconocen no salir de casa tanto como antes por el miedo a encontrarse la vivienda desvalijada a su regreso. Y ejemplos de ello no les faltan.

El último episodio ha vuelto a fijar la mirada en un supermercado que ya fue protagonista de un robo hace poco menos de un año. Su gerente, Silvia Pelayo, se lamentaba de la "inseguridad" que se vive en la localidad, algo que le trasladaron los vecinos que se acercaron a mostrar su apoyo tras ese nuevo asalto a su establecimiento. Lo hicieron muchos vecinos, empresarios, concejales y el alcalde, José Antonio González Linares, quien ya ha pedido cita a la delegada del Gobierno, Ainoa Quiñones, y al presidente, Miguel Ángel Revilla, para intentar paliar la escasez de efectivos en la Guardia Civil y sus "consecuencias nefastas para los pueblos como San Felices", dijo. Lo hizo para adelantar que "el cuerpo me pedía hoy hablar de esa situación de inseguridad que sufrimos aquí, pero esperaré a que me den cita y me expliquen qué se hace y qué se puede hacer para acabar con este temor que me trasladan los vecinos día si y día también".

Silvia Pelayo sabe mucho de eso. El sábado, cuando abrió su supermercado, ya vio que había un golpe en la puerta pero no le dio mayor importancia porque lo primero era abrir el establecimiento. Así pasó el día, hasta que le avisaron el domingo que de madrugada habían entrado en la tienda. El robo se produjo a las cinco menos cuarto de la mañana y ella llegó poco tiempo después para encontrarse la puerta reventada. Se habían llevado 26 botellas de licor y piezas de comida, desde jamón a cecina o queso.

Antes de contabilizar los daños llamó a la Guardia Civil y para su enfado le contestaron que la patrulla que podía atenderla estaba en Polientes. Unos 80 kilómetros que se tarda al menos una hora en recorrer.

"Se ve que el viernes no pudieron tirar la puerta y el sábado volvieron a intentarlo", contaba. El enfado creció cuando vio las imágenes de la cámara de seguridad del establecimiento, ya en posesión de la Guardia Civil, que ha comenzado ya las investigaciones oportunas. Un coche se había acercado al local marcha atrás. Del interior el único asaltante sacó un bloque de un material que no se ha determinado y lo colocó pegado a la puerta. Empotró el coche en ese punto y reventó la puerta. Aparcó el coche a un lado, metió el bloque en el maletero y sacó una gran cesta que llenó con el contenido del robo. "Lo hacía tranquilamente, a cara descubierta y sin guantes, como si no le importara que le cogieran o sabedor de que la Guardia Civil tardaría mucho en llegar", decía Silvia Pelayo.

Silvia esperaba a que le cambiaran la puerta. De todas formas, como ya hizo la noche del domingo, su seguro le facilitaría un guarda de seguridad para evitar más contratiempos.

"Te levantas cada día intentando levantar un negocio para encontrarte con esto, destrozos, impotencia, tristeza, lo de San Felices de Buelna es tremendo ya". Tanto que vecinos y comerciantes no descartan, si no llega una solución rápido, plantear la creación de patrullas ciudadanas que recorran el municipio. "Ha venido gente a contarme que no salen de casa por miedo a que entren en ellas, gente que lo ha sufrido o que sabe que su vecino o un amigo ya ha pasado por ese mal trago". "Si seguimos así, un día va a pasar una desgracia, porque esto va a terminar en un cara a cara y será peor. Yo cualquier día echo un colchón y duermo aquí, aunque sé que si entran igual tengo que dormir en otro colchón donde no tengo que dormir".

 

Visto 2232 veces

Artículos relacionados (por etiqueta)