Miles de personas en el complejo municipal de deportes Domingo, 16 Abril 2023 Miles de personas en el complejo municipal de deportes

La marcha Luchamos por la Vida tiñó de blanco y rosa las calles de Los Corrales

El movimiento Luchamos por la Vida desplegó este domingo un año más su alfombra blanca y rosa por las calles de Los Corrales de Buelna con sus miles de incondicionales, invadiendo un pueblo volcado con el legado de la precursora de la marcha, Almudena Ruiz Pellón. Un movimiento solidario por la sensibilización de la lucha contra el cáncer y su prevención y tratamiento desde unos hábitos de vida saludables.

Desde primera hora un reguero de personas se fue acercando al complejo municipal de deportes, dispuestos a estar en primera línea para recaudar fondos para la investigación contra el cáncer. Una ola que se contaba por miles de personas, de camisetas, de globos, de raciones de comida, de bosas de avituallamiento, de cámaras en mano para inmortalizar el evento social más importante de Cantabria y seguramente del Norte de España. Nada impidió que, una vez más, fuera multitudinaria la respuesta a la llamada de los organizadores, apoyados por un ejército de voluntarios y colaboradores.

Cerca de 5.000 incondicionales empujaron, todos a una, en la décimo tercera edición de una marcha que aglutinó a representantes de la política, el deporte, la cultura, colectivos de todo ámbito, familias completas incluidas las mascotas, cántabros y forasteros.

A las 11.30 el batallón de 'luchadores' se rindió ante quienes pelean en la primera línea, los investigadores que siembran esperanza con sus avances, un esfuerzo que requiere fondos que Luchamos por la Vida no para de aportar desde hace 15 años. Ya son más de 250.000 euros para distintos proyectos. Como los tres financiados desde ayer. Un proyecto de investigación de un innovador sistema microfluidico para medicina personalizada en cáncer de mama metastásico triple negativo, la adquisición de un sistema PUVA para tratamientos locales de las lesiones tumorales en piel y la compra de un abatidor de temperatura, para enfriamiento de suero fisiológico en caso de trasplantes de órganos y para preservación del corazón en cirugías cardiacas.

Pasadas las 12 del mediodía, unos y otros se habían colocado tras la línea de meta, mirando al cielo, lleno de los 4.000 globos rosas que ascendían en homenaje a la precursora de la marcha, Almudera Ruiz Pellón.

Alberto Moroso fue el encargado este año del pistoletazo de salida, provocando una ola gigante que inundó desde ese momento las calles de Los Corrales de Buelna. Más de 10 minutos tardó toda la comitiva en abandonar el complejo municipal, escoltada en su cola por el centenar de mascotas participantes, que también tuvieron su sitio.

Durante el trayecto, alegría y emoción compartida entre los participantes, algunos en primera línea de esa batalla contra el cáncer, otros con el trago superado, algunas con el pañuelo en la cabeza, por necesidad o por solidaridad, todos con la sonrisa puesta, principal emblema de la persona que dio el primer paso en 2009, la joven Almudena Ruiz Pellón, que convirtió su vida en un ejemplo de lucha contra el cáncer hasta su fallecimiento en 2011.

Los menos corriendo, los más andando, los participantes en la marcha terminaron donde todo había comenzado, en un complejo municipal de deportes Luis Andrés Samperio donde les esperaban 6.000 bolsas de avituallamiento y más de 2.000 raciones de comida, un pabellón donde ejercitarse en innumerables actividades deportivas, talleres y juegos destinados especialmente para los niños, regalos, música.

Al final quedó el buen sabor de boca de siempre, el de hacer frente común a un sinfín de dramas familiares que a todos, más o menos, tocan de cerca, 'Juntos mejor', como reza la sintonía de la marcha, cantada por Lavid y el Olivo.

No hacían falta palabras. El sentimiento colectivo de emoción nada contenida lo decía todo. Y como si se notara la reciente Semana Santa, la procesión iba por dentro. Con todo, lo importante es que el mensaje caló, en una lucha en la que no se puede mirar para otro lado. Por eso la jornada volvió a ser un alarde de poder de convocatoria sin precedentes en Cantabria.

 

Visto 1115 veces