Las máquinas en el cauce del río Los Llares Miércoles, 26 Abril 2023 Las máquinas en el cauce del río Los Llares

Las máquinas vuelven al río Los Llares

El Ayuntamiento de Arenas de Iguña ha logrado aunar todas las autorizaciones necesarias para actuar en el rio Los Llares y mejorar un cauce afectado por grandes depósitos de sedimentos. El alcalde, Pablo  Gómez, ha "respirado tranquilo" con todos los papeles en la mano, autorizaciones remitidas desde la Confederación Hidrográfica del Cantábrico y la Dirección General de Biodiversidad de la Consejería de Desarrollo Rural, Ganadería, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente del Gobierno regional.

El proyecto, pagado con fondos municipales, asciende a 47.500 euros y aborda la limpieza de un cauce "invadido por piedras y vegetación en su zona central", explicaba el regidor.

Una actuación que, como sucede en muchos casos, conlleva el rompedero de cabeza de encontrar una zona adecuada para depositar "tal acopio de sedimentos". Pero es un problema con solución que preocupa menos en el Ayuntamiento que la situación de un río en el que se actúa cada año en distintas zonas. Esta vez ha sido entre la nueva pasarela del carril ciclable que atraviesa el municipio y el puente de Veracruz.

La situación del río Los Llares es una de las que más preocupa en Arenas de Iguña por el riesgo de inundaciones en todo su cauce, especialmente en las proximidades de su desembocadura en el río Besaya.

La Confederación Hidrográfica del Cantábrico lo sabe y cada temporada afronta una actuación distinta. La última hasta ahora se ciñó a trabajos de mantenimiento y conservación en ese río, entre las localidades de Cohiño y Palacio, actuaciones que se centraron en cinco estructuras concretas que tienen como objeto limitar la pendiente del lecho para disminuir su fuerza de arrastre.

Son rampas naturalizadas y pequeños resaltes que permiten el remonte de la fauna piscícola, favoreciendo así la conectividad del río en estos tramos. En los mismos puntos, existen, además, escolleras construidas para la defensa de la población que, con el paso del tiempo y las grandes avenidas acaecidas a finales de 2021, se habían visto afectadas por la erosión y se encontraban descalzadas, por lo que se procedió a su reparación para evitar su colapso.

El año pasado la Confederación invirtió 32.888,06 euros en la reconstrucción de los repiés de las escolleras de protección en tres de los tramos. Además, se realizó la prolongación de las rampas existentes en cuatro de ellos mediante la colocación de piedras de escollera hormigonadas y encachadas en piedra natural de canto rodado.

La fuerza que llega a alcanzar el río Los Llares llevó en 2020 a la Confederación Hidrográfica a tener que actuar en las proximidades de Pedredo, un tramo en el que, según el organismo estatal, se había producido un socavación del lecho aguas abajo de uno de sus nervios de encauzamiento.

La erosión había provocado la rotura de los muros de escollera de ambas márgenes y amenazaba con el colapso del muro transversal de escollera situado en el lecho del río de orilla a orilla, que tenía como objeto limitar la pendiente del cauce para disminuir su fuerza de arrastre.

En la explicación de la obra se detallaba que el desnivel producido por la erosión en el lecho del río suponía la imposibilidad de ascenso para los peces y ponía en riesgo el encauzamiento que protegía los núcleos de Palacio, Pedredo y Las Fraguas.

Las obras contemplaron la construcción de una rampa de piedra en la parte izquierda del cauce, de seis metros de anchura y una longitud aproximada de 60, que permitía salvar el desnivel existente entre las cotas de aguas arriba y aguas debajo del tramo de escollera a reparar.

También se incluyeron entonces labores de desbroce de vegetación y se llevó a cabo un proceso de pesca eléctrica, previa a la entrada de la maquinaria al cauce, para minimizar los daños a la fauna piscícola.

 

Visto 813 veces

Artículos relacionados (por etiqueta)