radio online

San Felices repone el mobiliario del mirador de la Varga

21 Feb 2019
486 veces
El parque ha recuperado el mobiliario robado El parque ha recuperado el mobiliario robado

Haciendo gala, a su pesar, del refranero español, el alcalde de San Felices de Buelna, José Antonio González Linares, lamentaba esta semana aquello de que "dura poco la alegría en la casa del pobre". Hace apenas un mes estrenaba el nuevo parque y mirador hacia el valle de Tarriba y a los pocos días esa zona de ocio se había quedado sin mesas ni bancos, arrancados del lugar para que "algún desalmado se los lleve no sé muy bien a dónde ni para qué". Y aunque es complicado, parece que va "bien encaminada" la investigación sobre la autoría de un nuevo ataque al patrimonio público en el municipio.

Lo cierto es que, celoso de la imagen que da el municipio el alcalde ha urgido la reparación de lo robado y a día de hoy el parque luce como estaba.

González Linares está preocupado por los últimos ataques al patrimonio. En octubre del año pasado denunciaba los destrozos periódicos en el alumbrado público y en agosto de 2017 la tala de árboles en el parque natural de Tarriba, a lo que se suman pintadas en edificios públicos que duelen especialmente en el Consistorio. En cualquier caso desperfectos intencionados muy cuantiosos que desde el Ayuntamiento ya no saben cómo calificar, reconocía el alcalde.

Lo cierto es que en el gobierno municipal tienen claro que eso no va a "frenar ni aminorar" el interés por seguir mejorando y potenciando "cada pueblo de San Felices, cada piedra". Y de hecho esta misma semana un carpintero reponía el mobiliario urbano robado en el mirador de Tarriba para dejarlo como estaba hace un mes, en una inauguración en la que estuvo el consejero de Innovación, Industria, Turismo, Francisco Martín. Su departamento financió el acondicionamiento de una nueva zona de descanso, complementada por un punto de información turística en el Mirador de la Varga, en el barrio de Tarriba (San Felices de Buelna), todo ello con una inversión cercana a los 30.000 euros. Ese día el consejero reconoció la insistencia del alcalde en la ejecución de un parque "por ya por fin es una realidad", decía.

La actuación partió del acondicionamiento de una zona degradada al borde de la carretera de acceso a Tarriba donde se instaló un pavimento ecológico vegetado con celosía de hormigón, relleno de tierra vegetal y césped natural y un cierre perimetral para restringir el acceso a vehículos a motor.

Además, se había instalado nuevo mobiliario rústico, se había creado un aparcamiento para bicicletas y señalizado la zona mediante carteles informativos indicando cada uno de los barrios del municipio, así como lugares naturales de interés como la cueva de Hornos de la Peña, que se encuentra a dos kilómetros del mirador en esa misma carretera que lleva hacia el monte Tejas.