radio online

Los Corrales de Buelna avanza en la solución legal a las parcelas públicas con vivienda

10 Dic 2019
832 veces
Manuela Izaguirre Montejo y Emiliano Rivero en el Coteruco Manuela Izaguirre Montejo y Emiliano Rivero en el Coteruco

El Boletín Oficial de Cantabria publicó este martes lo que es el primer paso para la futura reordenación de los montes de utilidad pública en Los Corrales de Buelna, dando respuesta a la situación de cerca de una veintena de parcelas municipales cedidas a familias que han venido disfrutándolas hasta ahora a pesar de no tener la propiedad, construyendo incluso sus viviendas sobre ellas. Una salida que parte de la exclusión parcial de esos terrenos del Catálogo de Montes de Utilidad Pública y la desafectación del dominio público forestal para pasar a manos del Ayuntamiento y que éste regularice su situación, especialmente la de las viviendas construidas en esos terrenos. Un primer paso en un proceso "largo y complejo", decía el alcalde, Luis Ignacio Argumosa Abascal, al insistir en que la solución "aun va para largo". Explicó que todavía hay que desafectar más parte del dominio público forestal, revisar cada plano por si hay un error a subsanar y luego examinar cada parcela, "porque pueden ser urbanas o rústicas y puede que eso suponga revisar el Plan General de Ordenación Urbana en ese último caso". Pero incidió en que "lo importante es que sí se ha dado un paso que había que dar, el primero para zanjar el problema".

El anuncio marca una nueva situación para las parcelas de los montes Brazo, Gedo, Fresneda y Rodil, Gesía y Orza, una situación que supondría la exclusión de esos terrenos del Catálogo de Montes de Utilidad Pública, parcelas en el Coteruco, la Cuesta, Lobao, la Contrina o San Andrés, además de otras edificaciones puntuales, explicó. Para ello lo primero que se ha hecho es cambiar los límites de utilidad pública para que, sin dejar de ser terrenos municipales, esas parcelas pasen al Ayuntamiento, que después tendrá que resolver la situación en la que quedarán parcelas y edificaciones, explicó el alcalde. Todo ello siguiendo un modelo ya aplicado hace años en la zona de Penías.

"Es una noticia muy positiva para todos, especialmente para los vecinos a los que pedimos que sigan manteniendo la tranquilidad porque el Ayuntamiento va a seguir trabajando en esa solución y no cejaremos hasta dar con ella, pero habrá que tener aún paciencia", dijo el alcalde. Puso como ejemplo ese primer paso, iniciado a finales de 2018 entre Ayuntamiento (acuerdo plenario de 30 de octubre de 2018) y Junta Vecinal de Coo (pleno celebrado el 31 de agosto de 2018) y que ha tenido que esperar algo más de un año hasta ver la luz.

Recordó que al inicio de la legislatura ya se planteó ese problema a los consejeros de Desarrollo Rural, Ganadería, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, Guillermo Blanco, y de Presidencia, Interior y Justicia, Paula Fernández Viaña, y que ambos entendieron que había que dar una solución a esos casos. Unos primeros contactos en los que participó la concejala del área de Medio Ambiente y presidenta de la Junta Vecinal de Coo, Isabel Fernández Quijano, y que han culminado con el anunció en el BOC.

Manuela Izaguirre Montejo y Emiliano Rivero Quevedo son un ejemplo de vecinos preocupados por esa situación. En los años 60 compraron una parcela municipal de 22 carros en el Coteruco de San Mateo y sobre ella construyeron una vivienda, su garaje, su vida. Se la compraron a Félix Sasián con una cuadra de 20 metros cuadrados que convirtieron en una cocina y dos habitaciones. Una construcción que fue creciendo hasta levantar su hogar. Ahora han entregado toda la documentación que se les ha solicitado y esperan una solución pensando más en su hijo que en ellos mismos. Porque su hijo también ha establecido allí parte de su vida, con una estabulación que ha levantado con sus propias manos. "Estamos a la espera, confiados en que llegue una solución que al menos nos dejaría muy tranquilos".