La nueva y gran biblioteca municipal espera ahora la llegada del lunes para abrir sus puertas a los usuarios Viernes, 18 Febrero 2022 La nueva y gran biblioteca municipal espera ahora la llegada del lunes para abrir sus puertas a los usuarios

Los Corrales estrena un gran espacio para «el ocio, la cultura y el aprendizaje»

«La obra está hecha, ahora hay que usarla». Así terminó el presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, su discurso inaugural del ‘Espacio La Plaza’, dos grandes edificios levantados sobre la santiguas escuelas de Los Corrales de Buelna, en pleno centro de la localidad. Dos edificios destinados a «el ocio, la cultura y el aprendizaje», como señaló el alcalde, Luis Ignacio Argumosa, al hablar de un proyecto que debe ser «motivo de orgullo» para vecinos y visitantes. Con ellos estuvo el consejero de Obras Públicas, José Luis Gochicoa, y su predecesor, José María Mazón, ambos artífices de los acuerdos que salvaron un proyecto que quedó tocado tras el derrumbe de los muros de las viejas escuelas cuando se reconstruían como Ayuntamiento.

El proyecto se recompuso con Josefina González como alcaldesa, también presente, y el actual alcalde como concejal de Obras, para terminar convirtiéndose en la gran biblioteca municipal, buque insignia de ese Espacio La Plaza, y el nuevo Centro Cultural, que alberga las escuelas de Arte, Teatro y Música, y las futuras oficinas de información juvenil, turismo y recaudación.

Buena parte de la Corporación corraliega y representantes de distintos colectivos estuvieron en la jornada de puertas abiertas, escoltando a las directoras de las escuelas abiertas en ese espacio, Anabel Diez, Cintía González y Alicia Triguero, y las responsables de la biblioteca municipal, Ana Ara y Consuelo Payno.

Tras los discursos oficiales la comitiva principal recorrió cada uno de los espacios, dejando el presidente santo y seña de su presencia, firmando libros de bienvenida, dibujando su caricatura o acordando el envío de todos sus libros a la biblioteca.

En números, una inversión de 1,5 millones de euros repartidos prácticamente a partes iguales entre Gobierno y Ayuntamiento; más de 1.200 metros cuadrados útiles destinados principalmente, como decía el alcalde, al ocio, cultura y aprendizaje; o los 30.000 libros de la biblioteca y sus más de 4.000 socios, que esperan con ganas la apertura del servicio el próximo lunes.

En la jornada inaugural hubo muchos piropos para los dos edificios ya amueblados. Gochicoa dijo que es «un edificio con identidad y alberga una de las mejores bibliotecas del norte de España»; Revilla habló del espacio como valor para situar Los Corrales de Buelna como «referencia cultural»; y Mazón alabó en lo que se ha convertido un proyecto que vio y ayudó a nacer por dos veces. Como buen parto, el alcalde no dejó de lado los desvelos que han retrasado la tan esperada inauguración, «sorpresas» que se han tenido que ir solventando con el trabajo, especialmente, de una concejala del equipo de gobierno, Esther Mendiguchía, que tuvo incluso que llevar su despacho a esos edificios para solventar las muchas carencias encontradas, una de ellas la falta de instalación para Internet.

En las directoras de escuelas, en Ana Ara y Consuelo Payno, la emoción se desbordaba por momentos. «Emoción como la que notamos tras dejar la anterior sede», decía Ana Ara, para asegurar a continuación que «ahora toca reinventarse en este espacio que tenemos, que es maravilloso, y vamos a dejar lo mejor de nosotras aquí».

Esperan con ganas el lunes, para compartir el nuevo edificio con los muchos amigos de la biblioteca, «estar con la gente, ver las caras de los niños, oír opiniones sobre un edificio vivo como este». Lo que se puede ver ya es, dijo Ana Ara, el resultado de dos corrientes paralelas, «la profesionalidad y el cariño».

Tras algo más de una hora eran las únicas que quedaban por allí, además de Alonso Quijano, el famoso hidalgo Don Quijote de la Mancha, escolta impenitente del acceso a la gran biblioteca. Porque como en toda inauguración que se precie no podía faltar algo nuevo, prácticamente todo, y algo viejo, esa figura lanza en ristre del personaje de Miguel de Cervantes, rescatado del olvido por el concejal de Servicios, José Manuel Martínez, para reinventarse en «donde tiene que estar».

Otra concejala, María Ángeles Lombilla, vela armas y espera poder abrir pronto, en ese mismo espacio, las puertas de la nueva Oficina Municipal de Turismo.

Antes, la semana que viene, se inaugurará, también allí, la Oficina de Información Juvenil que dirige Consuelo Payno.

Visto 1374 veces