Interior de la cabaña donde estaban alojados. Viernes, 14 Mayo 2021 Interior de la cabaña donde estaban alojados.

Liberada una pareja víctima de una supuesta explotación laboral en Los Corrales

La Guardia Civil libera a una pareja de la supuesta explotación laboral a la que eran sometidos

  • Les alojaban en una cabaña en condiciones insalubres con ratas, sin luz, ni agua y casi sin comida.
  • El hombre pagó 5.000 euros para venir a trabajar a Cantabria, bajo la promesa de un contrato, vivienda y sustento.
  • Fueron liberados en octubre y ahora se ha procedido a la detención de los presuntos autores del delito de explotación laboral.

14 de mayo de 2021.

Efectivos de la Guardia Civil de Cantabria, han procedido a la detención de tres hombres por su presunta pertenencia a grupo criminal y trata de seres humanos con fines de explotación laboral, realizado sobre una pareja natural de Marruecos.
Igualmente se detuvo a otros dos varones, como presuntos autores de un delito contra los derechos de los trabajadores, al ser los empleadores del hombre y tenerle viviendo, junto a su pareja, en condiciones infrahumanas.
La investigación comenzó en octubre del pasado año cuando la Guardia Civil fue requerida para trasladarse a una cabaña situada en zona montañosa del término municipal de Los Corrales de Buelna, por la existencia de una pareja que podía estar siendo explotada laboralmente.
Esta pareja, de 28 y 33 años de edad, fue hallada en una cabaña carente de agua potable, luz y casi sin alimentos, encontrándose la mujer enferma, teniendo que ser asistida en un centro sanitario.

Procedían de Murcia

Tras las primeras indagaciones, los agentes averiguaron que el hombre fue traído de la Comunidad Autónoma de Murcia, bajo engaño, con la promesa de un contrato de trabajo, sueldo de 1.500 euros, alojamiento y manutención. Fue traslado a Cantabria tras abonar previamente 5.000 euros.
Una vez en Cantabria, y bajo la mediación de un hombre español, fue trasladado hasta una explotación ganadera del término municipal de Los Corrales de Buelna, donde sus dos “empleadores”, le mantuvieron en una cabaña, trabajando 12 horas diarias y con escasos alimentos.
La cabaña de unos 10 metros cuadros, anexa a una cuadra, tenía dos literas y escaso mobiliario, careciendo de las medidas sanitarias mínimas para residir, como un aseo, agua potable, luz o una fuente de calor. Sobre la cama era habitual encontrar ratas, y cuando quería beber agua tenía que hacerlo en una bañera existente en el campo donde abrevaban las vacas.
Esta persona llegó a Cantabria en septiembre del pasado año, desplazándose posteriormente su pareja, al notarle triste en las conversaciones telefónicas que mantenían, y las manifestaciones de encontrarse en malas condiciones. A su llegada fue trasladada a la mencionada cabaña.
Tras la liberación de esta pareja a mediados de octubre y  su traslado a un lugar seguro y en condiciones dignas, la Guardia Civil practicó las dos primeras detenciones, dos varones de 41 y 18 años, españoles y vecinos del término municipal de Los Corrales de Buelna, como las personas que emplearon al citado hombre.

Descubrimiento del grupo criminal

La investigación continuó para averiguar la identidad de las personas que estaban tras el presunto delito de trata de seres humanos. En estas pesquisas se pudo saber que la pareja se encontraba en la Comunidad Autónoma de Murcia, cuando le ofrecen venir a trabajar a Cantabria, previo pago de 5.000 euros, dinero que tuvo que pedir a su familia.
Mientras estuvo en Murcia, al hombre le hicieron trabajar con documentación de otros compatriotas en situación legal, recibiendo estos el salario por el trabajo prestado.
Con la promesa de recibir 1.500 euros mensuales, fue trasladado a Cantabria, averiguándose que la persona que contactó con él y organizó el viaje, era un varón de 42 años, natural de Marruecos y residente en el término municipal de Arenas de Iguña.
Las investigaciones sobre esta persona, pusieron al descubierto que no tenía un trabajo conocido, pero estaba en posesión de varios vehículos de alta gama.
Posteriormente se averiguó que un amigo del anterior, un varón español de 55 años y vecino igualmente del término municipal de Arenas de Iguña, es el que actuó de intermediario entre su amigo y los empleadores.
También se sabe que otro hombre español, de 33 años y vecino del término municipal de Los Corrales de Buelna, realizó varios traslados de la víctima entre domicilios dentro de Cantabria.
Finalmente estas tres personas fueron detenidas en fechas pasadas y puestas a disposición del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción nº 5 de Torrelavega,  que dirige la investigación.
La operación, que continúa abierta, ha sido desarrollada por efectivos de la Guardia Civil de Cantabria pertenecientes al Equipo de Delitos Contra las personas, con el apoyo del Equipo de Policía Judicial de Torrelavega y componentes de los Puestos de Los Corrales de Buelna y Molledo.

Artículos relacionados (por etiqueta)

radio online

Archivo de Noticias

Nuestros Visitantes 2

Hoy5477
Ayer7355
Esta semana39565
Este mes168486
Todo8761606
Free Joomla! templates by Engine Templates